Favoritos

Haz click en la banderilla para guardar artículos en tus favoritos, ingresa con tu cuenta de Facebook o Twitter y accede a esta funcionalidad.

31613
Las Joyas de la Corona: Entre llaves, estrellas y alquimias

Las Joyas de la Corona: Entre llaves, estrellas y alquimias

29/Ago/2013

Las Joyas de la Corona

Ella Lemhagen

Alicia Vikander, Bill Skarsgård, Loa Falkman

Suecia, 2011

Filmlance International AB

Dentro del Ciclo de Cine Sueco de la Filmoteca de la UNAM, se proyectó Las Joyas de la Corona (Kronjuvelerna, 2011), séptimo trabajo para la pantalla grande de la cineasta Ella Lemhagen; una bella y agridulce fábula centrada en dos personajes cuyo destino se ve estrechamente ligado por una serie de eventos que los marca desde su infancia y será decisivo en su vida adulta.

Dichos eventos son relatados por la joven Fragancia Fernández, quien se encuentra sujeta a un interrogatorio al ser sospechosa de disparar contra Richard Persson, el vástago de un importante fabricante de calzado. Fernández narra como fue su primer encuentro con la víctima, que se suscitó en el nacimiento de ambos en el mismo hospital.

A causa de una terrible confusión, se produce un trágico accidente cuyas secuelas se resienten a lo largo de la historia. Este incidente involucra a los padres de Fragancia y Richard: por un lado, el señor Fernández Fernández: hombre optimista y soñador que vive de forma modesta, que anhela tener un hijo grade y fuerte y descubrir la forma de trasmutar la materia en oro. El amor flota en su hogar, tanto el padre como la madre mantienen ese ambiente a base de una visión amable de la vida. Por otro lado el señor Persson, rico propietario de una importante zapatería (donde Fernández labora); un hombre de carácter duro e irascible, en cuyo hogar impera un ambiente hostil, duro y cruel, que espera que su hijo se convierta en un gran jugador de hockey y que cumpla con todas sus expectativas entre las que se encuentra el hacerse cargo de su negocio.

Como si del Ying y el Yang se tratase, las familias Fernández y Persson son opuestas pero complementarias, y sus caminos se cruzaran una y otra vez, sobre todo debido a Fragancia y Richard, ya que entre ellos se gesta una complicada relación en la que la aparición de Pettersson-Jonsson (un joven y atractivo jugador); y la presencia de Jesús, un niño con síndrome de Down (y hermano menor de Fragancia) serán detonantes de los acontecimientos que conducirán a la situación mencionada líneas atrás.

A pesar de la precaria situación en que Fragancia se encuentra, el desenlace tendrá un giro inesperado, y gracias a la intervención de un elemento fantástico (que ha gravitado a lo largo de toda la película), hallará una forma de salir avante; en Las Joyas de la Corona uno descubrirá que con la voluntad y paciencia para saber esperar, se puede transmutar la materia en oro, tener las estrellas al alcance, transformar el dolor y el sufrimiento en dicha y alegría, y descubrir que algunas llaves pueden abrir puertas hacia lugares inesperados.

No es una revista, es un movimiento.