32077
American Mary: Clausura de 12º Macabro FICH

American Mary: Clausura de 12º Macabro FICH

03/Sep/2013

American Mary

The Soska Sisters

Katherine Isabelle, Antonio Cupo, Tristan Risk

Canadá, 2012

IndustryWorks Pictures

El pasado sábado se llevó a cabo la ceremonia de clausura del 12º Festival Internacional de Cine de Horror Macabro, el cual regaló a todos los fanáticos del género una selección de horror, espanto, mucha sangre, directores italianos y divas condecoradas.

La ceremonia concluyó con una premiación en la que se repartieron dos pares de premios, unos a cortometraje y los otros dos a largometraje. El mejor cortometraje internacional se lo llevó Hotel de José Luis Alemán, mientras que el mejor cortometraje mexicano fue para Sanguijuelas de Abraham Sanchez. Los largometrajes premiados fueron Resolution de Justin Benson y Aaron Moorhead y The Human Race de Paul Haugh.

Al final, se proyectó una de las cintas más esperadas por el festival y los espectadores: American Mary (2012) de Jen y Sylvia Soska, gemelas reconocidas en el mundo del cine gore underground por su atrevimiento y su falta de escrúpulos al desarrollar sus temas.

La trama gira alrededor de Mary Mason, una atractiva estudiante de medicina en busca de dinero para poder pagar sus estudios, pero una serie de incidencias la llevan a introducirse a un mundo grotesco de alteraciones físicas y cirugías plásticas extremas. Dentro de la historia existe una trama de venganza contra un profesor que abusa de ella, pero esa, al igual que el resto de la cinta, solo tienen importancia por su impacto al espectador. Al final, Mary devela una psicopatía donde aparentemente se vuelve una “artista” inhumana y bastante arrogante.

Lo que destaca de la cinta es su estética, hay mucha sangre, mucho látex y mucho negro. La película es una cinta completamente dark y sin conocer a sus creadoras, podemos intuir que esta cinta es sobre ellas; sobre su sentimiento de arte y su necesidad de expresión. De hecho, el filme es como un alteración física, un implante o como una perforación dramática. Es una obvia llamada de atención, una que fácilmente se puede remover con otra cirugía. Tal vez si se hubieran atrevido a mostrar cortes, a no mover la cámara y mostrar la brutalidad de Mary, se les creería y se volverían icónicas en el cine gore, así como lo hace Takashi Mikee. Pero las hermanas Soska no lo hacen, más bien hacen odas a los vampiros citadinos que usan gabardinas de plastipiel.

No es una revista, es un movimiento.