51716
Emma: Cachonda literatura mexicana

Emma: Cachonda literatura mexicana


16/Jul/2014

Emma

Francisco Hinojosa

Almadía

México, 2014

Primera Edición, 96 pp

Desde el sexo surge este ejercicio lúdico-escritural de novela erótica, un mundo que se teje a partir de la anarquía de los sentidos para así transformarse en pequeño orgasmo de adolescente; eso es Emma (2014) de Francisco Hinojosa, novela de anticenicientas, buñuelianas bellas de día y no pocas pletóricas varitas mágicas.

Hinojosa (1954), escritor capitalino que se ha destacado por su amplio trabajo de literatura infantil, nos ofrece ahora una perversa visión del universo de Harry Potter, abordada desde la tradición de literatura erótica con pequeños toques intertextuales que remiten a diversos autores como Sade o Kafka y, además, con interesantes guiños en torno a las tendencias pornográficas del mundo postmoderno.

El texto se regodea en jugueteos metatextuales en los cuales, a manera de pieza estética y en pos de enfrentar al lector con los mecanismos revelados del quehacer del escritor, el autor cancela o reescribe partes de su trama con inusual desafío.

Situada en una Francia surrealista, la novela tiene como protagonista a la joven Emma de Brantöme, una dulce huérfana que vive arrimada con sus nefastos tíos y su prima Cécile, mientras del otro lado del espejo de lo real, en un mundo casi mágico, le está deparado un futuro luminoso en la industria del porno: “… una dulce melodía para Emma, que aún seguía creyendo que todo había sido un sueño y que la pesadilla de la convivencia con su ‘familia’ seguiría su curso diario, llena de tedio, reproches, prohibiciones, regaños y más tedio. Lleno de cenicientadas.” (Emma, p. 19).

Toda esta fantasía traviesa se teje desde las aulas de la ficticia Escuela Bataille, la Hogwarts del sexo y prostitución de Francia, donde se prepara a algunos jóvenes elegidos para convertirse en futuras estrellas de porno, prostitutas, o administrador de burdeles, entre otras rarezas.

Emma nos conduce por un mundo fantástico e irreal de pornografía aceptada y grandes orgías aclamadas, como si se tratase de un relato para niños. De tal modo, esta caperucita pornográfica acompañada de lobos, llevará al lector hacia un recorrido irónico y juguetón en torno a muchos de los tabúes del sexo.

REDACCIÓN:


No es una revista, es un movimiento.