17298
ATENCIÓN: ESTUDIANTES TRABAJANDO

ATENCIÓN: ESTUDIANTES TRABAJANDO

17/Dic/2012

{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}

No se trata de ninguna actitud falsa y pasajera, de alguna moda irritante: la producción independiente es la alternativa. ¿Una vereda para ingresar a lo que se conoce como “el mercado”? ¿Una nueva forma de volverse famosos? Términos empresariales aparte, la simple posibilidad de poder hacer algo y distribuirlo es en sí misma excitante.

Polígono es un proyecto iniciado por estudiantes de la Escuela de Diseño del Instituto Nacional de Bellas Artes (EDINBA) basado en la iniciativa personal. Consiste en un bazar donde los alumnos ofrecen las cosas que hacen fuera de su actividad académica. Salir de los límites del aula y los parámetros de la teoría, aventurarse a la interacción con personas externas al espacio escolar para ofrecer productos, son los motivos básicos que impulsan a Polígono. Desde objetos artísticos hasta cupcakes, desde cremas antiarrugas hasta diseño de moda, la primera edición de Polígono estuvo nutrida en variedad (perdón por el tono de infomercial, pero es cierto, hubo mucho de donde escoger.

Entre los stands hubo vendedores y proyectos que ya van despuntando, como los fanzines de la historietista Inés Estrada o los encantadores gorros de Azul Méndez, una marca llamada GRRR!  Los diseños de las playeras de Rodolfo Corichi, repletos de motivos del desierto, son bastante interesantes. Las ilustraciones del colectivo Diseñoño son equiparables a la violencia y el humor de Jhonen Vasquez.

También hubo la oportunidad de participar en una rifa, donde el primer lugar se llevó una especie de arcón con más de 10 de los productos que fueron ofrecidos en el bazar.

Espero que Polígono se una al cada vez más creciente circuito de bazares, lugares de venta para lo nuevo. Debemos irlos a visitar en su segunda edición.

No es una revista, es un movimiento.