79107
Wet Baes - Youth Attraction

8

Wet Baes - Youth Attraction
Wet Baes - Youth Attraction

Sicario / 2015

Artista(s)

Wet Baes

14/Sep/2015

Wet Baes, en Youth Attraction, es el héroe de los 80.

Miami y su playa, gafas a la Top Gun, atuendo de colores chillantes, el cielo anaranjado, la serie de excesos juveniles, la estética de una década en cinco temas de un sonido pastiche que afortunadamente engloba lo mejor de todo el disco y el pop norteamericano de los 80. Youth Attraction es pura emoción, nostalgia y aventura ochentera producida por un chico  mexicano que no rebasa los 20 años, Andrés Jaime.

Los diferentes cambios de dirección que toma este descapotable combinado con la aceleración de un pop electrónico, new wave e italo disco, te orilla a un mundo sonoro que, sin ir muy lejos, al mirarlo al horizonte te da la impresión de haber conocido con anterioridad, pero que no es del todo descifrable.

Y es que la influencia que esconde es tan amplia como lo puedas imaginar, no sabemos si ha sido intencional o ha surgido con ese propósito: las cintas Scarface y Drive, esta última tiene una sombra que va más allá de la figura del héroe que cantar en los diferentes temas de este EP, sino por los sintetizadores y las guitarras disueltas similares a Desire, Chromatics y Glass Candy; Tears For Fears, Miami Sound Machine, Berlin, y las agrupaciones de pop furioso de una década que parece no morir.

Pero Wet Baes, con su nombre sensual y cachondo (Chicas húmedas), es más que vibra ochentera, además de estar producido de manera impecable (guitarras, bajos, sintetizadores, baterías, voces cavernosas en contraste con la principal que en ciertos momentos está en un tercer plano o grabaciones telefónicas cinematográficas), posee composiciones sólidas como “All Night” y “Midnight Caller”, dos rolas con momentos mucho más emparentados con las composiciones más recientes. Porque a ratos son lentas, unas baladas suaves, a ratos se ponen muy intensas y aceleran a un clímax que te arrastra a a su intensidad.

Ojalá que esto no sea sólo el hobbie de Andrés paralelo a su banda AFFER y sigamos teniendo más temas como “Girl” o “Goodbye”, unos fragmentos de hace 30 años llenos de pura emoción.

No es una revista, es un movimiento.