Favoritos

Haz click en la banderilla para guardar artículos en tus favoritos, ingresa con tu cuenta de Facebook o Twitter y accede a esta funcionalidad.

148099
Wand — Laughing Matter

8

Wand
Laughing Matter

Drag City / 2019

Artista(s)

Wand

22/May/2019

Laughing Matter representa todo lo positivo que puedes esperar de una banda con una trayectoria como Wand.

Wand fácilmente se puede referir como de esas agrupaciones que han logrado una evolución bastante evidente, pero al mismo tiempo se siente sumamente orgánica y suave.

Para mí, las decisiones creativas entre cada disco que lanza tienen mucho sentido, pues se siente cierto orden como si toda su discografía fuera un show que desarrolló la historia de sus personajes de una manera sutil y genuina. Un show que entiende a sus personajes y en donde cada una de las decisiones que toman cada uno de estos son las acertadas. Esto es lo que ha logrado Wand a lo largo de su carrera y este nuevo corte Laughing Matter no representó la excepción.

Entre sus orígenes repletos de garage, comienzan con Ganglion Reef (2014), en donde logran formar parte esencial de la escena californiana al compartirla con artistas como Ty Segall y Meatbodies para después lanzar 1000 Days (2015), en donde de algún modo u otro mantienen la energía del garage, pero añadiendo tintes de folk que al final termina por retratar mi punto inicial. Cosa que sucede en cada una de las transiciones entre cada lanzamiento y que me mantuvo en espera de este último álbum, Laughing Matter.

En un principio, puedo describir a ese nuevo material como una mezcla que pasa por géneros como rock alternativo, rock experimental y post rock. Y si eso suena ambiguo, puedo añadir que en su sonido a influencias de bandas como Sonic Youth, Pavement y Radiohead. Esta última siendo la más obvia.

Entre algunos temas destacados, resaltaría a xoxo , Walkie Talkie y Thin Air por aspectos similares como la atmósfera o hipnotismo que logran crear, pero al final terminan siendo bastante diferentes es cuestión del ritmo y humor.

Por otra parte me agrada High Planes Drifter, que destaca por ser la única canción acústica, y que abunda con todo lo mejor que puede ofrecer una buena canción de esta naturaleza; calidez retratada de una manera sencilla y efectiva.

Otra cosa que aprecié se basó en los pequeños interludios a lo largo del álbum que funcionan a la perfección e inclusive son discretos y bastante orgánicos.

Al final, es seguro decir que cualquier dirección que toma Wand sigue siendo muy acertada y refrescante al comparar su sonido con el de otras bandas de la escena de California.

No es una revista, es un movimiento.