Log In

Favoritos

Haz click en la banderilla para guardar artículos en tus favoritos, ingresa con tu cuenta de Facebook o Twitter y accede a esta funcionalidad.

145596
UNKLE — The Road: Part II (Lost Highway)

8

UNKLE
The Road: Part II (Lost Highway)

Songs For The Def / 2019

Artista(s)

UNKLE

12/Abr/2019

Espectros atemporales de un estado de nirvana sombrío.

James Lavelle está de vuelta, tan trascendental como si fuera el primer día o su primer disco, trascendental al menos en los niveles de producción que maneja. Sus sonidos lo han convertido en una pieza clave de la escena trip hop y diversas combinaciones de diferentes mundos musicales.

Grabar un disco en dos partes o de esa continuidad no es sencillo, lleva su cierta dosis de magnitud esplendorosa, lo que significa que Lavelle tiene mucha música guardada y no quiere que nada se quede encajonado.

Grandes canciones musicalizan este concepto como “Requiem (When You Talk of Love)”, “The Other Side”, “Iter VIII: However Vast the Darkness”, “Only You” o “Crucifixion / A Prophet” con un trip hop y arreglos más llamativos y de una manera evocadora hacia nuevos pasajes a lo desconocido, quizá comandado por el misterio y la intriga de esos pianos que no dejan de sonar. La obra está compuesta y llena de matices esotéricos que diversifican la propiedad de nuevos géneros y le dan más peso al contenido del álbum.

El sonido electrónico ambiental que manejan son registros atraídos sorprendentemente de las profundidades de sus sintetizadores atemporales, sonoros y temáticos. Una jugada atrevida sin duda pero efectiva cuando se llega al nudo de las composiciones, es imposible resistirse al efecto de su trance hechicero.

La magia de The Road: Part II (Lost Highway) es que logra mantener un ritmo constante ligeramente más lento que la mayoría de sus contemporáneos, esto crea un punto de referencia sobre hacia dónde se dirigen las cosas. Es como si lograran tipificar rítmicamente las sonoridades de sus percusiones apuntaladas por los lamentos de un mundo en donde los espíritus también escuchan y también sienten. Eso puede sonar aterrador y quizá lo es, sin embargo; es extrañamente reconfortante escuchar la música aquí compuesta.

El álbum nos abraza con mucha profundidad y sutileza, pues cuenta con grandes colaboraciones como las de Mark Lanegan, Elliott Power, Tom Smith (Editors), Brian Cox y Philip Sheppard, entre muchos otros, que a su vez representa una nueva revelación, es espeluznante, estimulante, atrapante y congelan el cerebro de quien los escucha por primera vez y ustedes pudieran ser los próximos. Son responsables de que lo hipnótico cobre un nuevo significado.

Los espectros que emanan de esas voces del lago alcanzan un nirvana y la música por fin evoluciona satisfactoriamente. Recomendamos sumergirse en esas aguas que no ofrecen un retorno al mundo como lo conocemos, bajo su propio riesgo, pues es un disco que está está respaldado con mucha tensión desorientadora como su título implica, pero a la vez tan silencioso como objetivo.

Estas son hermosas piezas de música que impactan el inconsciente, es una obra aspirante en sus objetivos e incondicional en su resolución. Es quizá un oasis puesto en marcha que envuelve pianos contemplativos y máquinas oscuras que finalmente terminarán por seguir explorando fronteras de posibilidades infinitas.

No es una revista, es un movimiento.