48564
Una maquinaria de terror: Swans

Una maquinaria de terror: Swans
Una maquinaria de terror: Swans

Young God / 2014

Artista(s)

Swans

20/May/2014

Dos años pasaron para que Swans lanzara el sucesor de The Seer, una obra que dejó a varios con la boca abierta y deseosos de escuchar más de lo que la banda neoyorquina es capaz de crear. Para este álbum, decimotercero en su discografía y el tercero después una pausa de más de diez años, la agrupación contó con grandes talentos como Al Spx de la banda canadiense Cold Specks, Little Annie, la chelista Julia Kent y Annie Clark, mejor conocida como St. Vincent.

Gracias a los músicos invitados y la visión de Michael GiraTo Be Kind es un viaje de dos horas de duración a través de paisajes repetitivos que logran sumergirnos en una cacofonía sonora. El disco abre con “Screen Shot” y nos da una idea de como será el resto del disco: Gira cantando, hablando y gritando en distintos idiomas, inclusive en español. La banda no es tímida al introducir crescendos en la mayoría de las partes, pero sí son moderados al irlos aumentando y no integrándolos abruptamente.

El siguiente tema, “Just a Little Boy”, es el primero con duración de más de 10 minutos. Se trata de una cuasi-balada de corte country, pero con los toques que solo Swans puede lograr. Cuando llega “A Little God in My Hands”, track que conocimos previamente, ya estamos inundados del caos sistematizado de la banda; una maquinaria bien engrasada de ruido y distorsión que nos atrapa.

El álbum es denso y queda perfectamente demostrado con “Bring the Sun/Toussaint L'Overture” y sus 34 minutos de duración, que podría parecer el clímax de esta producción pero dista mucho de serlo. La inclusión de sonidos ambientales de caballos y puertas logran remitirnos al Tilt de Scott Walker, pero luego nos envía de regreso a la locura de Gira. Es un track que confunde por los cambios de ritmo y partir de ese momento, la montaña rusa de sonidos vuelve a llegar en distintas formas, todas sorprendentes, que convierten a To Be Kind en una experiencia fenomenal.

En resumen, Swans ha hecho un álbum sólido y aunque existen fallas menores, en definitiva dará de que hablar este 2014; sigue la línea marcada por su antecesor pero contiene más variedad, más ideas interesantes y menos carga. Michael Gira y compañía presentan un mejor control sobre la dinámica, algo impresionante si tomamos en cuenta cómo la banda ya lo había demostrado antes.

En pocas palabras, han creado otra experiencia fenomenal que se ajusta fácilmente a su ya impresionante repertorio. Para la mayoría, To Be Kind será un disco aterrador en muchos sentidos, algo que podemos esperar de una banda que siempre busca llegar al límite de la creatividad, aunque uno que cualquier fan de Swans podrá disfrutar.

No es una revista, es un movimiento.