59995
Un sueño desbocado

Un sueño desbocado
Un sueño desbocado

Independiente / 2014

Artista(s)

Ayer Amarillo

Existe una gran diferencia entre hacer y sentir: hacer es aplicar la visión y sentir, perder la razón. Y para perdernos en los sueños no hay mejor guía que lo nuevo de Ayer Amarillo.

Tardaron dos años en encontrar los ensambles adecuados para transmitir la vibración de sus creaciones. Concluir las historias para las melodías, cambios de acople, la musicalización, grabaciones en vivo y ediciones por aparte, además de clases de canto para pulir la voz y lo complejo de una edición independiente fueron algunos de los sucesos que tuvo que vivir Ayer Amarillo para la creación de su primer material discográfico, Sueño Delta.

Bajo la batuta de Mou (ex Bam-Bam) en los estudios Fatman, dejando atrás el nombre Yellow Yesteday, la producción de este material logró aterrizar las intenciones e ideas de la banda, dando como resultado la expresión de los sentimientos de estos cuatro músicos.

Once temas integran este trabajo, en el que lo primero que el inconsciente detecta es la entrega y dedicación que el cuarteto inyectó en cada una de las canciones, ocultando sus influencias que van desde My Bloody Valentine hasta Kurt Vile.

El resultado logra desconectar a todos aquellos que abordan este sueño. Se trata de un viaje de ilusión guiado por los ritmos de cada tema, tal es el caso “Abre”, con la que se pierde  rastro del camino sin saber donde te detendrás. Le sigue “Vértigo”, que es un desliz de emociones transmitidas por sintetizadores con un ritmo emotivo y decidido, que te hace perder el temor a lo desconocido.

Este delirio musical corre con agitación sonora gracias a “Sinestesia”, tema de magna confusión que introduce aceleración en cada desgarre de cuerdas y, en un instante, te aterriza por la paciencia que la voz emite en que cada coro, al igual que “Nada”; tan sólo, un respiro de paz.

Sueño Delta es un viaje de 50 minutos que nos transfiere a un mundo visionario, donde los ritmos, latidos y la ilusión se fusionan para dar vida a los corazones sintetizados en días de colores. En conclusión, nos despegamos de la realidad acompañados por su música.

No es una revista, es un movimiento.