157691
Turnover — Altogether

8

Turnover
Altogether

Run For Cover / 2019

Artista(s)

Turnover

12/Nov/2019

Turnover ofrece una retrospectiva fiesta lounge de los 80, de colores fríos y luces bajas.

El cuarto álbum de Turnover llega con más experimentación y relajación. En Altogether dejan a un lado el pop rock con el que empezó, para enfocarse en lo sencillo y simple, y así dar paso a las vibras dream pop y synth que se asemejaron en sus trabajos anteriores y que hoy dan fruto. Sin dejar de lado la lírica que, en esta ocasión, aunque repetitiva por momentos, tiene una mejor construcción.

Basándose en los actuales acontecimientos de la vida de los integrantes, sobre todo en la parte del amor y odio. Cada una de las canciones dentro de este álbum tiene una característica que la hace especial, un elemento representativo que nos hace recordarla a la perfección. Pero conforme avanza, esto no les favorece a todas. El reconocimiento en todo momento es para el juego de percusiones que lleva todo el peso de las canciones y logran compaginar a la perfección con la suave voz del vocalista Austin Getz. Además del uso constante de sintetizadores y keyboards que le impregnan esencia surf.

Comienza con “Still in Motion”, un tema que abre las expectativas con un estilo lo-fi y una trompeta que marca el rumbo que Turnover quiere dar a este proyecto. “Much After Feeling” se apoya con una línea de bajo que le da el sentimiento a todo lo que Austin enfatiza en la canción. Sin embargo, el tema se ve arruinado por el inoportuno final. “Parties” por su parte, podría ser una de las canciones más destacas del álbum debido a los diferentes cambios de ritmo.

“Number on the Gate” también está sustentada bajo una línea de bajo que se ejecuta a la perfección acompañada de los sintetizadores y unos aplausos que levantan el ánimo. “Sending Me Right Back” comienza con unos bongos que sacan de todo el contexto la línea que trabajaron en las canciones anteriores. Estos parecen estar de relleno pues no compaginan con la voz ni el bajo y en la mayoría de las ocasiones son mandados al fondo en el que apenas se alcanzan a percibir.

Cuando menos lo esperas llega a su punto máximo para comenzar a cerrar un ciclo casi perfecto.

Es cuando suena “Ceramic Sky”, un tema totalmente influenciado por el jazz, que el álbum ha llegado a su clímax. Una canción muy corta, pero con el tiempo perfecto para que el saxofón destaque turnándose con los versos. El momento en que acabe, comienza el declive. “Valley of the Moon” se complementa con la anterior, sin embargo, dura mucho más de los que debería, es larga, por no decir eterna. La banda ya no tiene mucho que ofrecer más que comenzar a cerrar el ciclo.

“No Reply” se vuelve repetitiva y aunque comienza con más energía, se torna lento y aburrido. “Plant Sugar” retoma el ritmo con un bajo muy cercano a un estilo western, no obstante, lo van olvidando poco a poco. Finalmente, “Temporary Love” es el perfecto outro, simplemente se siente conforme el tema avanza. No solo por la instrumentación, sino por el tono en la voz de Getz con sílabas alargadas. En esta última mitad, difícilmente se logra notar un cambio entre las canciones tomándolas como si fueran una hasta que logra llegar a su fin.

Para ser un álbum totalmente experimental en el que Turnover aprovecha los arreglos para dar un toque único a los temas. Aún así se ve un trabajo apresurado, con el que un poco más de tiempo hubiera logrado una perfecta congruencia entre temas y elementos para no llegar a la monotonía.

No es una revista, es un movimiento.