Favoritos

Haz click en la banderilla para guardar artículos en tus favoritos, ingresa con tu cuenta de Facebook o Twitter y accede a esta funcionalidad.

86053
Triángulo de Amor Bizarro - Salve discordia

8

Triángulo de Amor Bizarro - Salve discordia
Triángulo de Amor Bizarro - Salve discordia

Mushroom Pillow / 2016

Artista(s)

Triángulo de Amor Bizarro

Salve discordia: post-punk del siglo XXI

Triángulo De Amor Bizarro es una banda fácil de descifrar. Sus influencias son tan obvias que con sólo leer su nombre podríamos saber a qué suena. Aún así, existe una gran diferencia entre lo obvio de su sonido y la calidad del mismo. No importa qué tan evidente sea que sus integrantes sean fans del post punk, lo que los españoles hacen va más allá de un tributo (o rescate) de una época. Digamos que retoman lo hecho hace 20, 30 o más años y lo completan, llenando los espacios vacíos que la tecnología de entonces no permitía llenar y hacen un “post-post-punk” lleno de propuesta.

En su nuevo disco, Salve Discordia, este cuarteto gallego logra alcanzar un equilibrio perfecto entre sus influencias rockeras y un pop necesario para hacer digerible este estilo musical en la actualidad.

Este equilibrio se puede notar desde la primera canción, “Desmadre Estigio”, cantada por Rodrigo Camaño, tema que fue liberado hace unas semanas y que muestra el lado tranquilo, musicalmente hablando, ya que la letra, típica de la banda, menciona frases como “nunca es demasiado tarde para romper cristales” o “no voy a ser esclavo de nadie, no quiero”. Esto es un buen indicio de la dirección en que va el disco.

Segunda canción, y Rodrigo vuelve a tomar el micrófono. Esta vez lo hace en una canción más punk, “Gallo Negro se levanta”. Rápida, directa, a la yugular. Por momentos recuerda bastante a Pixies, pero eso no es de sorprender.

Isa, esa voz dulce que engaña a cualquiera, aparece por primera vez en el tercer tema, “Barca quemada”. Aquí molesta un poco su parecido con canciones de la banda argentina El Otro Yo, aunque esa no haya sido la intención original.

“Seguidores” es una balada a forma de vals (¿vals-noise?). Esta es la primera de varias canciones que parecen una confesión de amor/desamor. En esta, lanza versos como “Estoy sola y tú estás solo. No estemos solos, ¡nunca más!”, la cual repite de manera cada vez más intensa.

“Cómo encontró a la Diosa” es la canción más poderosa del disco. Cantada por Rodrigo, vuelve a recordar a esos Pixies que no serán la última vez que aparecerán encriptados en el ADN del disco.

“Ya no me acuerdo de ti”, con esa frase termina “¿Qué hizo por ella?”. En esta letra retoma el desamor, esta vez en forma de reclamos siendo el más grave: “Habría votado a la derecha por ti”. Este ambiente de odio-amor continúa en “Nuestro siglo”, donde los reclamos se convierten en amenazas como: “lárgate de aquí, voy a poner precio a tu cabeza” y “no esperaré a que un rayo te parta”.

Con “Euromaquia”, Rodrigo, retoma la voz, y el grupo vuelve a la velocidad en un canto político en el que comparan Europa con una zorra. “O Salve Eris” cierra el disco en una especie de tributo (otra vez) a Pixies, en esta ocasión mezclan una parte tranquila, que bien podría confundirse con “Gouge Away”, y una parte rápida y monótona que recuerda bastante a “Vamos”, ambas del cuarteto de Boston.

Salve Discordia es un disco poderoso, lleno de rabia generada por la situación social o por un desamor o, simplemente por el enojo guardado en cada uno de los integrantes. Lo importante es que no decepciona. Triángulo De Amor Bizarro es una banda consolidada que simplemente busca confirmar que lo es.

No es una revista, es un movimiento.