Favoritos

Haz click en la banderilla para guardar artículos en tus favoritos, ingresa con tu cuenta de Facebook o Twitter y accede a esta funcionalidad.

137045
Thom Yorke — Suspiria (OST)

9

Thom Yorke
Suspiria (OST)

XL / 2018

Artista(s)

Thom Yorke

Un soundtrack de culto instantáneo.

Suspiria es el nombre del soundtrack que Thom Yorke realizó para el remake de la icónica cinta del mismo título, que originalmente dirigida por Dario Argento en 1977, ahora ve la luz reimaginada por Luca Guadagnino. El material está disponible en plataformas digitales, así como en LP doble y CD doble, y consta de 25 composiciones originales escritas por Yorke específicamente para la cinta de horror.

El álbum es una mezcla de trabajo instrumental, piezas intercaladas e interludios muy cinematográficos, y estructuras de canción clásicas, en las que la voz de Yorke, recuerda su trabajo en Radiohead. Tal es el caso de “Suspirium”, primer sencillo del álbum que es lindo, onírico e incluso romántico.

Suspiria fue escrito y arreglado por Yorke, grabado y producido por él mismo junto con Sam Petts- Davies, quien ya había trabajado con Thom fungiendo como ingeniero de grabación de A Moon Shaped Pool e ingeniero orquestal de Ok Computer (además de haber colaborado con artistas como Roger Waters y Frank Ocean, entre otros). También cuenta con la colaboración de la London Contemporary Orchestra and Choir, Noah Yorke en la batería (en los temas “Has Ended” y “Volk”) y el reconocido flautista ruso Pasha Mansurov (en la ya mencionada “Suspirium” que destaca precisamente por sus vientos).

El resultado de este trabajo es un disco que incluye baladas de piano y voz, muchos sintetizadores al estilo krautrock inspirados en el Berlín de 1977, voces en múltiples capas, y melodías que destilan terror (como la tétrica “Olga's Destruction (volk tape)”  que parece un clásico del terror instantáneo, y melancolía (presente particularmente en los violines de “Klemperer Walks”). Destacan temas como “Unmade” que con su piano melódico y coro femenino resulta particularmente memorable, “The Conjuring of Ankle” también posee coros casi angelicales, al igual que “Sabbath Incantation” que posee un coro que aunque también con tintes eclesiásticos, es más masculino y remite a un grupo de monjes. Más oscura resulta “Has ended”, cargada de percusiones, distorsiones, que arranca con la dulce voz de Yorke para luego mutar en un tema prendido y bailable. Este tema comparte la pasión por la distorsión con “Open Again”, otra composición en la que este recurso está particularmente presente.

El culto a la cinta original de Argento, más el reciente hype alrededor de Guadagnino y la gran base de fans de Yorke, sumada a la calidad del material, parecen predestinar a Suspiria a ser un soundtrack de culto instantáneo. Quizá no sea tan novedosa como en su momento fue la banda sonora elaborada por Goblin para la cinta original, pero respeta las normas del género e incluso es probable en que se transforme en varias nominaciones para Yorke en la categoría de Mejor Banda Sonora. En cuanto a la comparación obvia: probablemente no sea tan compleja como los soundtracks que Jonny Greenwood ha creado, para por ejemplo, las cintas de Paul Thomas Anderson. Aún así, el lanzamiento de Suspiria es una buena noticia y temas como “Suspirium” agradaran incluso a quien no es fan de Radiohead o no planea ver la película (no por nada fue elegido como primer sencillo).

No es una revista, es un movimiento.