106075
Thievery Corporation – The Temple Of I & I

7

Thievery Corporation – The Temple Of I & I
Thievery Corporation – The Temple Of I & I

ESL Music / 2017

Artista(s)

Thievery Corporation

Sin sorpresas, así lo nuevo de Thievery Corporation.

Atrás quedaron los días en que Rob Garza y Eric Hilton sorprendían con su impecable tacto para fusionar distintos ritmos del mundo que, a través de sonidos mágicos, enviaban un mensaje de amor, protesta o energía. No es que hayan perdido el gusto, pero esta entrega no aporta algo que no hayamos escuchado desde Sounds of the Thievery Hi-Fi (1997) hasta Radio Retaliation (2008).

El reggae, dancehall y dub son elementos fundamentales en la discografía de Thievery Corporation, pero después de Culture of Fear (2011) y Saudade (2014), discos en los que se atrevieron a utilizar nuevos ritmos y colaboraciones, se esperaba algo mucho más propositivo. The Temple Of I & I comienza con un clásico intro de discurso rastafari a cargo de Zee, para dar paso a "Thief Rockers", que bien podría haber sido parte de cualquier disco suyo antes de 2010. Sigue con "Letter to the Editor", con vocales a cargo de Racquel Jones, probablemente un sencillo radiable, al igual que "Ghetto Matrix", en el que Mr. Lif rapea a favor de las minorías y en contra de la desigualdad.

En la canción que da nombre al álbum, encontramos sintetizadores que convergen con la homogeneidad del disco, dándole una discreta atmósfera de reflexión, que continúa con "Time + Space", en la que Loulou Ghelichkhani, aporta sensualidad con sus líricas en francés e inglés.

"Love Has No Heart" y "Lose to Find" se separan un poco de la dominante presencia de sonidos jamaiquinos; algo más cercano a una balada y muy a tono con los tracks de Saudade. Al final, "Weapons of Mass Distraction", en colaboración con Notch, reafirma la ideología y el mensaje político y social que Thievery Corporation ha imprimido desde el principio en su música.

No es que el disco sea malo; el dueto realizó un trabajo muy enfocado en Jamaica (donde lo grabaron), con notable calidad en la producción, ejecución y colaboraciones. No obstante, hace falta refrescar el sonido, sobre todo en tiempos en los que los géneros son inclasificables.

No es una revista, es un movimiento.