Favoritos

Haz click en la banderilla para guardar artículos en tus favoritos, ingresa con tu cuenta de Facebook o Twitter y accede a esta funcionalidad.

111158
The Afghan Whigs — In Spades

7

The Afghan Whigs
In Spades

Sub Pop / 2017

Artista(s)

The Afghan Whigs

In Spades: misticismo cifrado en blues y garage.

Después de su regreso en 2014 con el álbum Do to the Beast, la agrupación de Cincinnati cambió su estilo tan característico gracias a la guía vocal de Greg Dulli. Incorporan elementos de R&B y desarrollan un sonido más inclinado al blues y al garage, parecido a lo que han hecho grupos como Black Mountain, Black Rebel Motorcycle Club e, incluso, The White Stripes.

Ahora, con su nuevo disco, el segundo tras su separación, tratan de repetir la misma fórmula. Buscan experimentar en varios niveles.  Todo esto sin olvidar el clásico sonido que los llevó a la cima, al igual que los mantuvo hasta lograr ser una de las pocas bandas sobrevivientes del movimiento alternativo de los noventa.

Además, la banda busca atraparte desde el momento en que ves la portada. Su estética oscura hace referencia al misticismo de lo surreal y el ocultismo: imágenes de demonios y esoterismo de pirámides.

Iniciamos este viaje con Birldand, destaca por sus toques instrumentales. Con violín y chelo, producen un ambiente ceremonioso y austero. Sin embargo, el siguiente tema, “Arabian Heights”, era más ideal para el inicio de este disco por la fuerza en la batería, los agresivos riffs y un intro que recuerda a Underworld por su dinamismo decadente.

Con “Demon In Profile”, los integrantes de The Afghan Whigs consiguen el equilibrio con sus anteriores trabajos. Podemos escuchar un poco de esa combinación de soul con guitarras distorsionadas y voces agudas. A pesar de encontrar estabilidad, los músicos vuelven a dar un giro con los siguientes temas. Todo se transforma en algo muy confuso, tenemos algo parecido al indie rock que Arcade Fire mostró en Funeral con “Toy Automatic” y, un paseo con comienzo acústico en “Oriole”.

Finalmente, dejamos atrás todo desequilibrio durante “Copernicus”, una canción que vuelve al disco pasado, Do To The Beast. Con sonidos violentos-penetrantes se evoca a la alteración de los sentidos y a la exaltación de las sensaciones. Todo gracias a la histeria de los instrumentos, así como la enérgica voz de Dulli.

De todo el disco “The Spell” y “Light As A Feather” son las canciones que más se alejan de los estilos que ha adoptado la banda en sus casi 30 años de carrera. La batería deja de sobresalir para concentrarse más en la guitarra que sorprende con notas tan claras. Además, en el último tema puedes escuchar un ritmo muy inspirado en el funk.

Para finalizar, The Afghan Whigs decide darle un cierre a este material con dos temas que tratan de llevarnos por el camino de la nostalgia. Con “I Get Lost” las emociones se hacen presentes; pero, al llegar a “Into The Floor”, todo se vuelve plano, tal vez demasiado.

Así termina este disco de diez canciones, todas muy diferentes y con una gran calidad. Por separado funcionan; pero, en conjunto, producen muchas inquietudes. No buscamos nuevos sonidos de esta agrupación, queremos claridad en su futuro, sin importar el camino que decidan emprender.

No es una revista, es un movimiento.