Favoritos

Haz click en la banderilla para guardar artículos en tus favoritos, ingresa con tu cuenta de Facebook o Twitter y accede a esta funcionalidad.

109989
Temples — Volcano

8

Temples
Volcano

Heavenly Recordings / 2017

Artista(s)

Temples

03/May/2017

Volcano: La psicodelia también se trabaja.

La banda británica que se dio a conocer hace tres años con su disco debut, Sun Structures, está de vuelta con un segundo material llamado: Volcano. Este nuevo trabajo fue grabado en el estudio casero de la agrupación y, producido por el propio James Bagshaw –vocalista y frontman.

Volcano es un material que puede pasar inadvertido si no se está muy familiarizado con el rock psicodélico. Bandas como MGMT o Tame Impala llevaron su sonido hacia un ambiente más pop; así queda demostrado en el nivel de convocatoria que alcanzan.

A Volcano le sucede esto de no destacar en los charts porque el sonido de la banda es más construido y trabajado (a diferencia de lo que hacen otros grupos del subgénero). Es decir, en Temples no encontrarás la “locura” y la intuición natural para nadar en psicodelia. En Temples encuentras una inteligencia sónica que construye canciones.

Sin embargo, esto no es algo malo, al contrario. La psicodelia existe en Volcano; las canciones son de gran calidad. Algo que no es tan fácil encontrar en discos de esta categoría conceptual. Transita un camino distinto, un camino en el que se nota mucho estudio de la psicodelia, mucho trabajo previo para llegar al sonido final.

Ese estudio y trabajo es lo que hace posible que este álbum tenga canciones que fácilmente pueden convertirse en himnos, como la inicial “Certainty”. El álbum, también tiene temas mucho más rebuscados y complejos como “(I Want To Be Your) Mirror”, la cual, envuelve sonidos de otra época, completamente amalgamados con la psicodelia actual.

“Strange or be Forgotten” –canción que cierra el álbum– es otro buen ejemplo de lo anterior; su coro “colorido” proyecta una gama de sensaciones.

Al final del día, si Volcano suena a psicodelia, se ve como psicodelia y sabe a psicodelia, entonces: ¡es psicodelia! La peculiaridad es que el alma del disco no es una psicodelia pura, sino una psicodelia aprendida. Es justo eso lo que eleva a otra dimensión a este trabajo. Puede no ser tan digerible al principio; sin embargo, después de dos o tres reproducciones, la calidad de sus canciones es notoria. Un gran álbum dentro del subgénero.

No es una revista, es un movimiento.