67464
Sufjan Stevens: Deseando amar

9

Sufjan Stevens: Deseando amar
Sufjan Stevens: Deseando amar

Asthmatic Kitty / 2015

Artista(s)

Sufjan Stevens

¿Es necesario construir tu carrera a base de propuestas conceptuales elaboradas?, ¿De realizar discos basados en cada uno de los estados de Norteamérica?, ¿O una composición basada en sonidos de un transporte público?, ¿O desechar tu estilo característico y hacer el álbum más sobreproducido (lo digo como cumplido) en años?

sufjan

Tratándose de una figura con un espectro creativo tan amplio como Sufjan Stevens, no es una necesidad, sino vertientes de una voz que expresa la melancolía en todo aspecto humano. Es más necesidad del escucha comprender que el sentimiento tiene numerosos estilos como los previamente mencionados. Pues bien, la melancolía regresa a casa en Carrie & Lowell para manifestarse en el más puro y sencillo de los términos --y a veces--, es donde suena más fuerte.

Lejos de los estruendosos beeps y loops del The Age of Adz de 2010, Stevens retoma sólo su guitarra para arpegiar y su tierno falsete para calmar y asegurarnos de que todo, no importa que tan adverso o lúgubre se encuentre, eventualmente llegará a la paz. El cantautor sabe que su voz puede llegar a ser su mejor acierto musicalmente hablando, y aquí lo explota de forma preciosa.

Desde los primeros sonidos de “Death With Dignity”, parece que él se sienta al lado de nuestra cama para relatarnos sobre la mortalidad de manera afable y alistarnos para lo que viene: deseos nostálgicos (“Should Have Known Better”), deseos afectivos (“All of Me Wants All of You”), necesidades filiales (“Eugene”), remembranzas festivas (“Fourth of July”) y deseos y necesidades del yo en general (“No Shade in the Shadow of the Cross”). Ayudado en gran parte por su usual coro de tintes angélicos y pasajes instrumentales entre canciones, Stevens comprende la mesura de las emociones y nos da una obra conceptual para suspirar y darnos un tiempo para recuperarnos entre piezas. Así de palpable resulta.

Por si no les habían quedado claras las indirectas textuales, es un disco acerca de lo que deseamos y necesitamos como humanos en un plano emocional. Stevens toma como punto de partida el deceso de su madre (la “Carrie” del título”) para recordarnos lo perdido y qué tan necesaria es la presencia de alguien—vivo o muerto—en nuestro corazón. Y la recompensa por recordar y doler, al menos después de escuchar el álbum, es extraordinaria.

No es una revista, es un movimiento.