66542
Steven Wilson: La guitarra es mi pastor

8

Steven Wilson: La guitarra es mi pastor
Steven Wilson: La guitarra es mi pastor

Kscope / 2015

Artista(s)

Steven Wilson

A veces --siempre-- es bueno experimentar, en todos los sentidos: la vida, el amor, la música. Dejar de lado la zona de confort nos lleva a toparnos con accidentes que te hacen cambiar un punto de vista que, probablemente, considerabas único.

Steven

Tal vez uno esté casado con la electrónica, otro con el hip-hop y hay quien siempre le será fiel al post-rock o al punk, pero el escuchar a Steven Wilson, músico británico famoso por su talento en la guitarra, podría resultar una experiencia que no esperabas.

Su cuarto álbum de estudio Hand. Cannot. Erase logra que te proyectes a una dimensión totalmente íntima, sobretodo porque el ambiente está lleno de soledad; la música no es siniestra, todo lo contrario, es básicamente guitarra con acompañamientos suaves en la batería, por eso predomina el dejo de introspección que te invita a escucharlo solo. En tu habitación. Fumando. Mirando a las estrellas. Sin que nadie te moleste.

Melodías armónicas salen del track inaugural "First Regret", mismo que se encarga de crear atmósferas surreales que de repente te regresan al mundo terrenal gracias a la voz de Wilson, que interrumpe los momentos de imaginación cuando comienza a cantar. Su voz es realmente maravillosa, aunque después de sus trabajos anteriores, ha quedado un poco a deber.

A pesar de que el disco está perfectamente producido, en algunos momentos resulta tedioso, tal vez por la repetición de ritmos, que el género progresivo no es para todos, o que los músicos acompañantes tienen un gran nivel, pero les falta algo, podría ser pasión, podría ser alma. Al menos eso parece en la primera mitad del álbum, pues "3 Years Older", "Hand. Cannot. Erase" y "Perfect Life" son buenos temas, experimentan, juegan, pero no sobresalen.

Afortunadamente, para la segunda mitad, Wilson parece recuperar un poco de la energía que entregó en su debut en solitario, Insurgentes, y también la que lo acompañaba cuando era el vocalista de Porcupine Tree. Los tracks más destacados son "Home Invasion / Regret #9", porque al final nos sorprende con un banjo; "Ancestral", un tema totalmente emocional; y "Happy Returns", que termina de consolidar al músico dentro del progressive music, a pesar de su constante coro "ta da ra ra ta da ra ra".

Es un gran disco, tal vez no cada canción funcione de manera individual, necesita estar en conjunto para lograr el objetivo deseado, pero lo cierto es que Steven no deja de reinventarse. No se cansa de experimentar, re-crear su sonido... invitar nuevos músicos. Cumplió las expectativas, porque fueron las suyas. Ahora sólo queda esperar ver su presentación el próximo 15 de mayo en El Plaza Condesa.

No es una revista, es un movimiento.