183938
Promise And The Monster — Chewing Gum

7

Promise And The Monster
Chewing Gum

Icons Creating Evil Art / 2021

Artista(s)

Promise And The Monster

Un oscuro cuento de hadas narrado por una bruja blanca.

¿Te has preguntado cuál sería la banda sonora de aquellas historias de brujas, duendes y fantasmas que no te dejaban dormir en las noches? Billie Lindahl, la artista detrás de Promise And The Monster, en compañía del compositor Love Martinsen, te harán sentir en el interior de estas historias con Chewing Gum, su nuevo álbum de estudio ¿Estás listo?

Descrito por Lindahl como "una colección de canciones de ensueño, oscuras y románticas, con pequeñas historias del infierno”, Chewing Gum es un oscuro cuento de hadas narrado por la angelical voz de Lindahl, quien, cual bruja blanca, lanza un hechizo que nos sumerge en un viaje por paisajes sonoros y atmósferas místicas que van desde un suave synth pop hasta frecuencias folk.

Nuestro recorrido por este mundo fantástico comienza con el sonido synth pop de "Beating Heart", un tema que cuenta la historia de dos hermanas muy diferentes que miran de vuelta a su niñez desde una nueva perspectiva otorgada por el paso del tiempo. Esta idea también la podemos ver representada en el video de la canción por una sombría animación stop motion que corrió a cargo de Icons Creating Evil Art.

Avanzamos en nuestro viaje y la voz de Lindahl se posa en la melodía de "Diamonds On Concrete", un tema que a pesar de tratar sobre un amor no correspondido, evoca una atmósfera de ensueño, con un cielo brillante de colores rosados, como si de la visión de un enamorado se tratara. En esta canción el dúo logra rescatar con éxito una de las frases más emblemáticas de la historia de la música: “take my hand, take my whole life too”, nos canta Lindahl, emulando al rey del rock and roll.

La siguiente parada, “Vykort från förr”, es un interludio de 38 segundos que parece ser la introducción a una fábula fantástica que en lugar de concluir con un final feliz, abre paso a la parte más oscura del álbum, inaugurada por “One Summer” y "Chewing Gum", temas en los que destaca la participación de violines y tambores, transportándonos a una atmósfera tensa que parece advertirnos de un peligro inminente o prepararnos para alguna batalla, sin perder el toque mágico del álbum.

Finalmente "Closed My Eyes", la canción con la que cierra el disco, consolida la vibra oscura de este nuevo material, pues se trata de un tema inspirado en la muerte, en especial en aquellas que sucedieron bajo circunstancias misteriosas. En "Closed My Eyes" Lindahl resalta su vena esotérica invocando, al ritmo de una pista darkwave, a los fantasmas de Marilyn Monroe, la famosa actriz de los años 50, Kimberly Leach y Brenda Bell, quienes fueron dos de las víctimas fatales del asesino en serie Ted Bundy. Sobre este tema, Lindahl compartió:

La canción fue bastante fácil de grabar en comparación con las otras canciones; fue un momento paranoico, por así decirlo. Ya sabes, cuando Black Sabbath grabó su álbum Paranoid, solo necesitaban una canción adicional y se les ocurrió ese riff, y bam: historia. Funcionó de la misma manera con esta canción ".

Tras Feed The Fire del 2016, Promise And The Monster logra un regreso extraordinario con Chewing Gum, un álbum lleno de melancolía, soledad y tintes góticos al puro estilo del Frankenstein de Mary Shelley o Cumbres Borrascosas de  Emily Brontë, y que fácilmente podría funcionar como el soundtrack de una película.

No es un disco para todo el mundo, sin embargo vale la pena escucharlo de principio a fin al menos una vez en la vida para disfrutar de la experiencia cinemática que el dúo nos ofrece en su nuevo material.