Favoritos

Haz click en la banderilla para guardar artículos en tus favoritos, ingresa con tu cuenta de Facebook o Twitter y accede a esta funcionalidad.

179912
Pale Waves — Who Am I?

8

Pale Waves
Who Am I?

Dirty Hit / 2021

Artista(s)

Pale Waves

En búsqueda de una identidad, Pale Waves encontró un nuevo camino.

Para su segundo material discográfico, la banda de Manchester, Pale Waves, apunta al cambio y expone sus influencias y sus vulnerabilidades. Who Am I? nos presenta una interrogante desde el título y a lo largo de sus once temas explora temas de identidad, de orientación sexual y de relaciones de una manera amena, identificable y llena de energía que hace que se vaya volando su de por sí corta duración.

Así como su EP y luego su álbum debut les generó comparaciones con sus compañeros de disquera -Dirty Hit-, The 1975, esta vez la vocalista Heather Baron-Gracie no escondió la influencia del sonido de Liz Phair o Courtney Love en estas nuevas canciones, pero es el sonido pop dosmilero de Avril Lavigne el que más salta al oído desde que abre el disco con “Change”, la cual también fue el primer sencillo y una demostración del nuevo sonido de Pale Waves. Esta vez trabajaron con Rich Costey (Muse, Biffy Clyro, Foster The People) en la producción.

Los sintetizadores y texturas reminiscentes al pop ochentero que caracterizaban su sonido quedan de lado en esta ocasión para dar lugar a un power pop con más elementos orgánicos del rock como guitarras distorsionadas o acústicas y un sonido más moderno que el anterior, pero sin perder esos coros pegadizos y melodías memorables que los caracterizan.

La fecha de salida de Who Am I? en víspera del 14 de febrero queda como anillo al dedo pues Baron-Gracie plasma en varias de estas canciones sus sentimientos hacia su novia, desde el más profundo enamoramiento que ha dado un giro de 180 a su vida (“Easy”), el miedo a la pérdida (“Odd Ones Out”, “Fall To Pieces”), la añoranza (“Wish U Were Here”) o en “She’s My Religion”, un tema clave en el álbum donde enfatiza la importancia de usar pronombres que representen a la comunidad LGBTTI -como ha declarado la vocalista en entrevistas-, pues muchos de sus seguidores son parte de esta.

La autoaceptación es otro tema que se hace presente en este álbum, especialmente “Tomorrow” tiene esa energía y espíritu alentador que seguramente muchos de sus fans tomarán muy a pecho. “Sexuality isn’t a choice / Don’t let anyone tell you it’s wrong” canta Baron-Gracie a todo pulmón como testamento de valor, lo cual resuena también al contar con un integrante trans en la batería de Pale Waves.

“You Don’t Own Me” es otra destacada aquí, la banda deja salir su riot girl interior en esta potente canción que refleja ira ante las actitudes machistas o discriminatorias. Todas esas veces que alguien le dijo “deberías sonreír más”, que intentaron controlar su forma de ser o de vestir quedan plasmadas aquí, a lo que Baron-Gracie responde con un contundente dedo medio (“no eres mi dueño y haré lo que yo quiera / Preferiría arrancarme los dientes que ser lo que quieres que sea") y agresivas guitarras, la suya y la de Hugo Silvani.

El amor no solo se manifiesta aquí como el de pareja, “Run To” sirve como tributo a la madre de la vocalista de Pale Waves, donde plasma la manera en que esta ha sido siempre su ángel de la guarda y alguien que siempre ha estado ahí para ella. Apropiadamente es en esta canción donde encontramos una de las más emocionales y potentes entregas vocales de Baron-Gracie en medio de la constantemente enérgica batería de Ciara Doran.

El álbum cierra en una nota melancólica pero esperanzadora con el track titular, una balada de piano que inspira a alzar la linterna del celular -o el encendedor si eres de la vieja escuela- cuando vuelvan los conciertos. Se siente tan lejano aquel 2018 cuando el cuarteto se presentó en el Corona Capital a plena luz del atardecer.

Who Am I? es media hora de emotividad, energía, guitarras y ritmos sacudidores, pero con suficiente variedad sonora para mantener el interés del escucha de principio a fin. Habrá quien lo encuentre excesivo en azúcar, juvenil o muy apegado a sus influencias y a las fórmulas, pero si lo que buscas es power pop que te remonte a la época en que usabas un discman y letras que te inspiren a seguir adelante -lo cual no cae nada mal en tiempos pandémicos-, este es un disco que disfrutarás. Te invitamos a escucharlo a continuación.

No es una revista, es un movimiento.