88212
Ono — Yes, I'm A Witch Too

8

Ono
Yes, I'm A Witch Too

Manimal Group / 2016

Artista(s)

Ono

En esta nueva entrega discográfica de Yoko Ono, podemos apreciar cómo se esfuerza por mantenerse a la vanguardia.

No es la primera vez que Yoko Ono lanza un disco de remixes. De hecho, en 2007, realizó el exitoso Yes, I'm a Witch que incluía colaboraciones de una nutrida y variada cantidad de músicos entre los que figuraban Cat Power, The Flaming Lips, Le Tigre y Porcupine Tree.

Para esta secuela, Ono cuenta nuevamente con una ecléctica elección de invitados, como Danny Tenaglia; Death Cab for Cutie; Peter Bjorn and John; Moby; Sparks; Portugal. The Man; Penguin Prison; Miike Snow; Dave Aude; Cibo Matto; Jack Douglas; Blow Up; tUnE-yArDs; Automatique; John Palumbo; Ebony Bones! y de su propio hijo, Sean Lennon.

Como es de esperarse, con tan variopinto personal, el álbum es simplemente camaleónico por decir lo menos, cambiando de colores y texturas en cada track. Por ejemplo, “Walking On Thin Ice" (uno de los grande éxitos de Yoko) es reversionada por Danny Tenaglia como un número suave, melancólico, mostrando a una Ono con un timbre grave y sutilmente dramático. En contraste, “Forgive Me My Love”primer sencillo que se desprende de esta producción, bajo el tratamiento de Death Cab for Cutie se escucha moderno, techno, con una voz sensualmente juguetona en sampleo constante. Por su parte, “Give Me Something” (extraída del Double Fantasy, trabajado a dúo con el entrañable John Lennon) en manos de Sparks se vuelve un tema sobrio, con un piano omnipresente y una voz acentuada, fuerte, imperativa.

Otros temas destacados son “Dogtown”, una canción pop con coro pegajoso trabajado al lado de Sean, su vástago; “Wouldnit (I'm a Star)” en esta versión de Dave Aude se vuelve perfectamente bailable; “Move On Fast” con Jack Douglas adquiere un aire próximo al punk rock; “Soul Got Out of the Box” con Portugal, The Man se mueve entre el folk, el pop y el prog-rock; “Approximately Infinite Universe” con Blow Up adquiere un mood más indie, lo mismo pasa con “Coffin Car” remezclada por Automatique; mientras que “Warrior Woman” está colmada de samples y beats cortesía de tUnE-yArDs; y “Catman”, revisitada por Miike Snow, mantiene su aire dadaísta original, pero actualizado con arreglos y sampleos que tomó prestados de la japanese idol. Desde luego “Hell In Paradise”tratado por Moby se vuelve un tema ambiental cuasi hipnótico.

Yes, I'm A Witch Too confirma a Yoko Ono como parte de ese grupo selecto de artistas que saben mantenerse a la vanguardia, abiertos siempre a experimentar cosas distintas, a probar enfoques novedosos en pos de enriquecerse y renovarse como músico. 

No es una revista, es un movimiento.