Favoritos

Haz click en la banderilla para guardar artículos en tus favoritos, ingresa con tu cuenta de Facebook o Twitter y accede a esta funcionalidad.

176761
Ólafur Arnalds — some kind of peace

8

Ólafur Arnalds
some kind of peace

Decca Records / 2020

Artista(s)

Ólafur Arnalds

Muchos artistas están buscando crear la diversión en tiempos de encierro; ya sea en interiores grandes o pequeños.

En el caso de Ólafur Arnalds es un viaje de amplitud baja hacia la nostalgia de cerrar ciclos en busca de días mejores. Su nuevo disco Some Kind of Peace ofrece un viaje ambiental por lugares mucho más íntimos y cercanos para el productor, en un ejercicio de introspección que obliga al escucha a prestar atención.

El álbum de acuerdo con el músico, es su disco más vulnerable hasta la fecha, por vulnerabilidad entendemos que es un trabajo sin muchos aspavientos. Al contrario, si bien hay un hilo conductor en todas las canciones, es más un recuento de ciertos pasajes de la vida del autor, mezclados con la situación actual mundial y como estos le ayudan a ser otra persona. Una de las pistas más importantes del disco existe en "Back to the sky", en compañía de la cantante islandesa JFDR, dónde se habla de un futuro esperanzador en el cual el protagonista espera tener la suerte de conectar con alguien, aunque al final esto sea algo incierto.

Este tipo de conversaciones dentro del trabajo son un acierto, que le da un respiro a los paisajes más inhóspitos del inicio. Dónde se evoca la oscuridad con algunas delicadas secuencias. Lo mismo sucede con “The bottom line” dónde Josin le canta a Ólafur sobre lo doloroso e inevitable que es el cambio y la renovación.

Estos dos temas siembran la idea clara del autor acerca de los nuevos horizontes, pero el resto de los tracks, de corte instrumental, también cuentan con samples que evocan el pasado de distintas maneras: “Woven song”, contiene un piano y el audio de una tribu de las amazonas, todo ello a volumen bajo pues para él, eso le permite estar en más libertad de experimentar. Así el artista utiliza el cilindro de un fonógrafo, para evocar el soundtrack de una serie que nunca se hizo (Spiral) o crea una modulación sonora para evocar el inicio de un nuevo día en “Zero”.

El disco cierra con “We contain multitudes” y “Undone” el primero es un homenaje a Talk Talk en el que se habla de la necesidad de contener todas las personalidades que convergen en uno mismo, con la esperanza de saber quién eres. Mientras que el tema final es un texto recitado por la fallecida cantante Lhasa de Sela, quien habla de morir, pero no como un final, si no como el inicio para transformarte en algo más, justo la visión de cambio que busca el autor, revisando en los lugares más íntimos para depurar y comenzar de nuevo.

 

No es una revista, es un movimiento.