Favoritos

Haz click en la banderilla para guardar artículos en tus favoritos, ingresa con tu cuenta de Facebook o Twitter y accede a esta funcionalidad.

152218
Oh Sees — Face Stabber

10

Oh Sees
Face Stabber

Castle Face Records / 2019

Artista(s)

Oh Sees

15/Ago/2019

Oh Sees, el maestro de lo inestable. 

Con John Dwyer solo hay algo seguro: el siguiente paso será discontinuo. Los veteranos del psych han cambiado de integrantes casi de igual forma que de nombre. Thee Oh Sees, OCSThe Ohsees y ahora, Oh Sees, la banda es un cosmo giratorio de baja fidelidad y sudor asegurado. Una mente deformada comanda el proyecto, Face Stabber es una prueba más de que nunca entenderemos a la perfección la mente Dwyerana. 

Creí, equívocamente, que la banda apostaría en lo hecho con Smote Reverser. Riffs de heavy metal y aquellas dos baterías que se desenvolvieron con más fuerza. Ciegamente, confíe en que Oh Sees hilaría un éxito seguro. No recordaba las mutaciones de John y su facilidad de caer en lo inevitable: su evolución artística.  

Con un chillido de un pato de hule, Face Stabber nos da la bienvenida acompañado de unos bajos bien posicionados en The Daily Heavy”, épica pista de siete minutos que literalmente vuela contigo y borra de inmediato lo que podrías esperar del material. El vigésimo cuarto disco de Oh Sees empieza muy interesante, imposible no repetir la canción. 

“The Experimenter lleva consigo la fórmula Oh Sees; se distingue como una coreografía de funk donde la guitarra y el teclado son protagonista. La voz de Dwyer es más clara que su predecesora. Una mezcla intrigante donde no existen pies ni cabeza, las pistas no conectan ni tienen una continuidad. Las percusiones son notables y la banda –como si le faltara más–, toma riesgos que los llevan por un grato camino. 

Luego de pasar canciones largas, Oh Sees revienta los oídos con un clásico sonido de la banda en Face Stabber. Grandes riffs, baterías siendo despedazadas y un hipnótico teclado. Cuando escuché el álbum por primera vez, creía que algo le faltaba en esta ocasión y que John Dwyer había experimentado de más. Que iba sin rumbo fijo. Cuando lo escuché por segunda vez, la experiencia se completó. La tercera, y al llegar de nuevo a “Snickersnee”, estaba seguro que lo tenía todo. Cuarto tema, somos del cuarteto californiano. 

“Fu Xi” vuelve a las progresiones. Esos teclados espaciales y que caracterizan a la banda vuelven a aparecer. Oh Sees conduce brusco, te transporta a diferentes dimensiones a placer. Es emocionante escucharlos y saber que tienen aún muchas cartas bajo la manga. La única constante es el cambio. “Scutum & Scorpius, es –muy seguramente– uno de los momentos cumbres de Oh Sees en toda su carrera. Interminables solos en la guitarra, bajos y teclados que se expanden y contraen. Alta escuela de Pink Floyd. 15 minutos infalibles que te harán amar un poco más al proyecto. Esta canción se puede poner en loop todo un viaje, nadie se quejará. 

“Gholü nos patea de manera muy repentina del viaje progresivo y te arroja a un moshpit de punk. Dos minutos de destrucción pura. Oh Sees sabe cuáles son sus orígenes y saben cómo dar guiños con este tipo de explosiones. Face Stabber es una marea que en ocasiones está envuelta con tornados. Poisoned Stones yPsy-Ops Dispatch trae a la memoria un poco de lo hecho en Orc. La mancuerna que Dan Rincon y Paul Quattrone ya está mucho más suelta que en Smote Reverser. La banda suena más a un conjunto que al proyecto de John Dwyer 

“Heart Worm vuelve a la nostalgia. Parece que se canta con el micrófono en la garganta. Oh Sees todo lo hace de una manera brutal, incluso “Captain Loosely”, que es un ácido tema de teclados, parece ser sacado de un filme de ciencia ficción. Para rematar el LP número 24 del proyecto, llega Henchlock, ese febril sueño de jazz el cual Frank Zappa estaría feliz de escuchar por 21 minutos. El que, además, fue el primer gran adelanto que nos dejaron disfrutar. 

¿Qué hay que decir de Oh Sees que no se haya dicho antes? Simplemente son unas bestias. ¿Y de John Dwyer? Sin palabras, es uno de los genios musicales menos valorados de nuestra época. Si es la primera vez que escuchas al cuarteto, tal vez el camino te parezca pesado, pero podrías llevarte una grata sorpresa. Si eres un asiduo y llevas en tu sangre el sonido Dwyerano, bienvenido al viaje, el mejor disco del proyecto en un tiempo. Debes ver por lo menos en una ocasión al cuarteto en vivo, renacerá tu amor por la música.

No es una revista, es un movimiento.