Favoritos

Haz click en la banderilla para guardar artículos en tus favoritos, ingresa con tu cuenta de Facebook o Twitter y accede a esta funcionalidad.

115018
Nine Inch Nails — Add Violence EP

9

Nine Inch Nails
Add Violence EP

The Null Corporation / 2017

Artista(s)

Nine Inch Nails

Belleza de Nine Inch Nails en la oscuridad de un sonido agresivo.

En Nine Inch Nails lo agresivo y la belleza escurren de una misma herida. No es un maniqueísmo entre el bien y el mal, o entre el blanco/negro y lo colorido. Es una contaminación mutua. La revista Esquire en su reseña del episodio en donde participó The Nine Inch Nails (presentado así) describió a Laura Palmer, la protagonista de Twin Peaks, como: “una niña inocente que fue corrompida, abusada sexualmente y asesinada por su padre”. La frase puede servir para representar la música que producen Trent Reznor y -el ahora otro miembro oficial de la banda- Atticus Ross, el resultado de una transformación, del trastrocamiento, de lo que está podrido pero aún conserva partes en buen estado. Una ciudad contaminada, industrializada cuasi-futurista y a veces distópica, en medio de ambientes grises. No es casualidad que colaboren con dos directores de cine, cuyas temáticas son inquietantes: David Lynch y David Fincher.

Add Violence es el segundo EP de una trilogía que comenzó a fines de 2016 con Not The Actual Events. Un mismo trazo delinea ambos materiales, la composición. La banda se ha reinventado respecto a su anterior etapa marcada por Hesitation Marks (2013). No es su sonido lo que se ha modificado, la vértebra es la misma: rock industrial, drone music, guitarras distorsionadas debajo de ambient, noise, batería acústica y beats programados. Pero algo ha cambiado a lo largo de los años en las diferentes entregas. Reznor y Ross sorprenden por su maestría en la armonía, la sucesión de sonidos que arrastran natural y lentamente hacia abismos mentales mientras se disfruta la oposición de notas tristes y atmósferas agresivas como en “This Isn’t The Place”.

Los conceptos que abundan en la obra de Nine Inch Nails no han cambiado, algunos desaparecen, pero tarde o temprano regresan: putrefacción, corrupción, descomposición, ansiedad, violencia, corrosión, depresión, sometimiento, resentimiento, narcisismo, egocentrismo, abyección. Tranquilidad. Amor. Add Violence inicia potente con el rock industrial de “Less Than”, lo que podría ser la narración del sentir de un individuo en Estados Unidos durante la época Trump. “Shut Up, silence. Add a little violence. And offend and pretend. And defend and demand my compliance. And you can always justify the missiles trails across the sky again”. Insatisfacción, también.

Mientras que en algunas de sus primeras letras Trent Reznor luchaba contra un poder sin rostro que buscaba someterlo de alguna manera (“Head Like a Hole”, “Sin”, “March Of The Pigs”) en esta ocasión se ha resignado a ver como esta bestia ha tomado el control y poco a poco va destruyendo el mundo en una lenta degradación sonora hasta desvanecer (“The Background World"): “The world is bleeding out, it folds itself in two, behind the background world, its always bleeding through”.

Esta vez el poder es omnipotente, se trata de lo virtual. Reznor tiene un mensaje para luchar contra lo intangible: A veces necesitamos un poco de violencia.

No es una revista, es un movimiento.