68667
Martin Gore - MG

5

Martin Gore - MG
Martin Gore - MG

Mute Records / 2015

Artista(s)

Martin Gore

24/Abr/2015

MG: Un experimento mal logrado.

Conocedor de las construcciones musicales sólidas, redondas; de arreglos en los temas y de riffs potentes, tan potentes que estrujan el alma, Martin Gore (el cerebro de Depeche Mode), ahora llamado “MG”, presenta su nuevo álbum en solitario.

Un experimento que no ha salido del todo bien, al menos en el total de los 16 temas, en donde lo escaso es la emoción y, si nos arriesgamos a conjeturar, hasta la intención. El simple deseo de mostrarse tal cual son, vale bien para todos los artistas, proyectos y cualquiera que impulse alguna disciplina artística.

Nosotros decidimos si escuchamos o no. Vemos o no. Al final son ellos quienes repiten "que sea la gente quien haga su propia opinión". Toca pues a MG sacar de las consolas y computadoras temas que tenía guardados de Delta Machine (el álbum decadente de Depeche Mode), canciones oscilantes en el electro ambiental caótico de sonidos industriales y corrosivos.

Un torrente de ruidos mecánicos, ecos y loops distorsionados. Sin voz y de corta duración. Instrumental, pues Martin Gore ha dicho que no se siente cómodo escribiendo para otro proyecto mientras forma parte de Depeche Mode.

Gore no ha tolerado la impaciencia por hacer nueva música, mientras la banda está en pausa (él confiesa que va continuamente a su estudio para descubrir algún sonido) y toma aquellas atmósferas y las transforma en una plastilina sin forma y en muchas ocasiones, sin mucho sentido, sin lógica alguna, sin un objetivo claro. Se sienten como temas de transición o de algunas introducciones para canciones completas. Como un soundtrack sin serlo propiamente.

Pero no hay cohesión en su estética sonora de planteamiento anárquico. Algunos medios han emparentado su trabajo a similares como las bandas sonoras de Cliff Martínez y de Trent Reznor; sólo que éstas son capaces de producir alguna emoción con simples atmósferas o tiene la virtud de estar llenas de tensión.

A MGXMG le hace falta en la mayoría de los temas algún propósito. Sí, están fabricados por una mano virtuosa como la de Gore, quizá de ahí el desconcierto en temas como "Pinking" o "Elk", bien trabajados, pero sostenidos por hilos invisibles. Sin emoción, sin pulsión visceral. Por ahí, en medio de una marejada de sonidos hay un par de temas rescatables y con suficiente emoción para atraparnos, como en "Europa Hymn", "Crowderly" y "Southerly".

No es una revista, es un movimiento.