77539
Jean Loup - Valerio y la última vuelta al Palenojú

8

Jean Loup - Valerio y la última vuelta al Palenojú
Jean Loup - Valerio y la última vuelta al Palenojú

Terrícolas Imbéciles / 2015

Artista(s)

Jean Loup

La alternativa surrealista y underground: Jean Loup y su primer EP.

Mucho hemos hablado de la escena independiente que vive hoy en día el rock nacional; la facilidad con la que  una banda puede mostrar su proyecto es increíblemente diferente a lo difícil que era hace unos años. Esto favorece la amplia variedad que el escucha tiene para elegir. Acá presentamos el primer EP de una banda mexiquense que trata de aferrarse al sendero del éxito. Hablamos de Jean Loup, un cuarteto de calidad con una fémina como baterista que le da un toque fresco, diferente y alterno (no porque sea la única mujer baterista en el mundo) pero se le nota una energía distinta.

Valerio y la última vuelta al Palenojú contiene cuatro tracks de sonido emergente, muy característico del underground mexicano, el cual tiene a sus grandes estandartes pero que ninguna comparación vale para describirlos. Si tuviésemos que encasillar a qué suena Jean Loup sería difícil de descifrar pero ‘rock alternativo’ podría ser lo más cercano.

Dejando las etiquetas de lado, los tracks del EP contienen matices distintos; todo comienza con el sonido de una moneda cayendo al suelo en “Gran Keet”, para dar paso al potente sonido del bajo y el girl power en la batería de Fernanda. Ambos instrumentos reinan durante la composición y a pesar de ser repetitivos, no molestan y contagian con gran armonía sónica.

Para “Torino” aparecen las líricas y la guitarra de Emanuel, a quien la potencia vocal no se le puede reclamar. La batería marca el ritmo y acompaña la guitarra eléctrica de Néstor, para cerrar con el bajo de Alex. Es un viaje agradable (más no cursi) por el misticismo que “Torino” regala, además del boost de energía que en las tocadas en vivo será sorprendente.

“Valerio Benustelli” tiene sonidos vibrantes y agudos, incluso toscos, pero de nuevo, no se recrimina la energía y el ímpetu de su canción protesta. Ésta exhibe su parte más oscura y pesada, la parte visceral de la banda y hasta su punto débil. Suena natural, lógica y extrema.

La rola final es “9:16 PM” y corona la producción con el sonido estridente que de principio no se nota pero termina por explotar después del intro que anuncia la potencia sónica que alcanzará. La buena voz de Emanuel ejecuta un excelente coro; hay cambios de ritmo que llaman la atención de quien ya la hubiese perdido y de nuevo, la potencia de la batería que no deja de asombrar.

No todas las bandas que surjan de lo independiente deben ser necesariamente buenas. Sin embargo, todas aquellas que creen fielmente en su talento y que muestran empeño, dedicación, ganas y esfuerzo como lo ha hecho Jean Loup, merecen el reconocimiento y el tiempo para conocerlas. Si escuchan Valerio y la última vuelta al Palenojú  tendrán 16 minutos de goce total, se quedarán con ganas de más y no dejarán de cantar en todo el día, se los aseguro.

No es una revista, es un movimiento.