67651
Imager: La búsqueda de uno mismo

8

Imager: La búsqueda de uno mismo
Imager: La búsqueda de uno mismo

Memphis Industries / 2015

Artista(s)

Barbarossa

James Mathé, coloquialmente conocido por el nombre de su alter ego, Barbarossa, vuelve a firmar con Memphis Industries este año para regalarle a tus oídos unos minutos de agradable satisfacción. El disco coproducido por Ash Workman es una montaña rusa de emociones, donde uno puede experimentar tristeza, ira e ilusión de un tema a otro.

shlohmo

La canción que abre y nombra al disco comienza con unos beats tranquilos que hacen creer que la melodía será cálida y sencilla. De pronto, unos sonidos indescriptibles creados por el cantautor comienzan a colarse para aclarar que el tema líder no tiene nada de sencillo.

En eso, sorprenden las vocales de José González para armonizar de forma celestial los románticos versos en el coro de “Home”. Es con las notas más altas donde el cantante conquista a cualquiera lo escucha. Luego, nos topamos con “Settle”, que ofrece un fondo con sonidos acelerados y energéticos pero una letra lenta y nostálgica: una paradoja que no estorba y hasta logra funcionar de manera perfecta.

Después avanzamos hacia “Dark Hopes” y “Silent Island”, donde es la habilidad de composición del británico de barba roja la que luce. Una letra cínica y al mismo tiempo realista, cruel pero necesaria y directa pero sensata, donde el órgano juega el papel de luz en la oscuridad.

Sin salirnos del pasaje de la melancolía, nos acercamos a los últimos tracks de Imager. Con “Muted”, un sonido de grillo reclama una presencia que llegue a escuchar lo que este artista tiene por decir.

Por otro lado, “Human Feel” ofrece una armónica mezcla de sintetizadores, golpeteos y ecos que recuerdan que estas sensaciones sólo pueden ser experimentadas por nosotros, los seres humanos. Por último en “The Wall” el tono evoluciona y el movimiento sutil de la pandereta da esperanza y ganas de volverse a encontrar con Barbarossa y su seductora música.

Imager es un vulnerable viaje apto para todo aquel que esté dispuesto a recorrer hasta lo más hondo de sí mismo para terminar indagando sentimientos de los que no se tenía previo conocimiento. El disco deja con sed de una secuela, un cuarto material que continúe la búsqueda de emociones escondidas.

No es una revista, es un movimiento.