90826
Holy Wave – Freaks of Nurture

7

Holy Wave – Freaks of Nurture
Holy Wave – Freaks of Nurture

Reverberation Appreciation Society / 2016

Artista(s)

Holy Wave

Freaks of Nurture, un viaje letárgico más que lisérgico.

La búsqueda por emular el estado de conciencia flotante producido por los llamados “paraísos artificiales” caracterizó el movimiento psicodélico de los años 60 y 70 –sin duda, uno de los más determinantes para el desarrollo de la música moderna-. En él, composiciones largas de melodías insistentes y solos instrumentales extendidos cobran vida a través del delay, la reverberación y el feedback, sumergiendo al escucha en sueños o alucinaciones sonoras.

Es en esta piscina ácida donde Holy Wave, quinteto radicado en Austin, Texas -uno de los semilleros más proliferos de este género en la actualidad- ha decidido sumergirse desde hace más de una década, experimentando con estilos como surf, garage, dream pop y rock psicodélico. Producto de esta experimentación, hace algunos días salió a la luz Freaks of Nurture, su tercer álbum de estudio.

Editado bajo el sello Reverberation Appreciation Society,  Freaks of Nurture es sobre todo un álbum que muestra la evolución de una banda que, sin pretender ser aquello que no es, se entrega aséptica al perfeccionamiento de su modus operandi.

A lo largo de 10 tracks y por poco más de 40 minutos, es posible escuchar un gran muestrario de ritmos característicos de la psicodelia mezclados y ejecutados con destreza, pero que lamentablemente ofrece pocos momentos de sobresalto.

El viaje se inaugura con “She Put A Seed In My Ear” y “Wendy Go Round”, temas ligeros con alto ADN pop que, con ganchos pegajosos, nos refieren a bandas como The Byrds o Spaceman 3.

A continuación viene “Western Playland”, pieza estructurada sobre un riff lento de guitarra, un órgano insistente y una voz reverberante, en donde se va tejiendo un trance agradable al que se le suman gradualmente pequeños detalles y texturas.

“You Should Lie” por su parte ofrece uno de los mejores momentos del disco, desaletargando el paso para ofrecernos un poco de intensidad con sus guitarras de arpegios inestables y una línea de bajo sólida que poco a poco nos conduce a un puente breve, distorsionado e interesante. Un tema corto que contiene los elementos necesarios para lograr una buena canción.

“California Took My Bobby Away” se presenta con un intro sugestivo, que en crescendo construye una intriga emocionada que pronto desfallece devolviéndonos a la lentitud repetitiva. Sin duda, este track es un ejemplo claro del pequeño mal que adolece en Freaks of Nurture: está lleno de motivos musicales bien estructurados que, al no explorarse, terminan por caer en lo predecible.

Por otro lado, “Air Wolf” y “Magic Landing” generan contraste al exhibir el lado más psicodélico de la banda. Composiciones que, con la dosis perfecta de altibajos musicales, muestran que una idea repetitiva no tiene por qué ser solo un mazacote aletargado, valiéndose de feedback y distorsión  para conducirnos por un paisaje un tanto más interesante -tome usted como referencia a My Bloody Valentine o Spiritualized por ejemplo-.

No se puede negar que Holy Wave logra sumarse al revival de la psicodelia de manera casi irreprochable –por algo son pieza constante en el line up de los festivales más importantes dedicados a este género-. Sin embargo, queda claro que aún se encuentran en el complicado proceso de encontrar su propia voz dentro de un discurso que ya ha sido magistralmente desarrollado. Ya dictará el paso del tiempo lo que le depara el destino a estos talentosos multi-instrumentistas, por el momento da la impresión de que se deslizan sobre una ola demasiado confortable.

No es una revista, es un movimiento.