144373
Hand Habits — placeholder

7

Hand Habits
placeholder

Saddle Creek / 2019

Artista(s)

Hand Habits

placeholder, una manera muy  sutil de expresión.

El primer álbum de Hand Habits, proyecto solista de Meg Duffy se grabó en casa y en momentos de “descanso” entre giras, mientras tocaba como parte de la banda que acompañaba al músico Kevin Morby. Este material lanzado hace justo dos años, fue un trabajo de bajo perfil que se reflejó en su título: Wildly Idle (Humble Before The Void), pero no en su contenido.

El álbum se describe como inquieto y lleno de éxtasis sobre momentos personales llenos de caos y de interesantes acordes de guitarras, ya que Duffy juega con la música de manera virtuosa y le encanta experimentar con diferentes tonos, lo cual ha hecho que logre tomar un camino de madurez en su reciente producción, placeholder, un gran álbum para sentarse y perderse a escuchar.

Tras escuchar su trabajo anterior, es fácil darse cuenta que placeholder está más enfocado y suena más intencional no solo porque canta sobre amores, responsabilidades y romances sin rencores, sino porque además nunca pierde el ritmo, el cual es lento pero agradable y hasta ahí.

La canción que te da la bienvenida al disco es la misma que le da el nombre, "placeholder" tiene una melodia agradable, una letra simple que no profundiza y guitarras súper suaves que en conjunto suenan de maravilla para adentrarnos a un par de melodías con más carácter como lo son "can’t calm down", "pacify" y "jessica". Continuamos con una suave voz para "yr heart [reprise]" y "heat", así como con un par de reclamos en "are you serious?",  estas canciones tejen narrativas al rededor del espacio que de manera personal, nuestra cantante quiere dejar atrás (o al menos eso parece).

“Solo los que saben, pueden quemar sin deseo”, es la premisa que Duffy utiliza para la canción "wildfire" en donde metafóricamente nos dice que ni un incendio puede romper con su tranquilidad.
 "what’s the use", pone un buen punto sobre la mesa: '¿de qué sirve todo lo bueno que haces si jamás aprendes a perdonar?' y aunque continuamos con otras lindas melodías como "guardrail/pwrline", "what lovers do" y la interesante "the book on how to change part II" el disco cierra con más de lo mismo en un punto lleno de melancolía.

Líricamente, placeholder explora diversas relaciones, buenas y malas, que se reflejan en una actitud musical: melancólica y dulce. Creo que, en general, el disco tiene melodías agradables, guitarras suaves y buenos mensajes en sus letras que desafortunadamente se ven un poco opacados por la falta de energía que maneja nuestra cantante en su voz.

No es una revista, es un movimiento.