Favoritos

Haz click en la banderilla para guardar artículos en tus favoritos, ingresa con tu cuenta de Facebook o Twitter y accede a esta funcionalidad.

129973
Grouper — Grid of Points

8

Grouper
Grid of Points

Kranky Records / 2018

Artista(s)

Grouper

31/May/2018

La belleza de lo etéreo.

Liz Harris (Grouper) es una artista peculiar, escuchar su música es una experiencia única, es como si salieras de tu cuerpo por un momento, o como si estuvieras en dos mundos paralelos; el real y el de su música, mientras reflexionas sobre temas como la muerte, naturaleza, familia, amor, y la existencia en general. El poder de su música radica en lo inversiva que es, esto se representa en la pintura de Sir John Everett Millais, Ofelia, donde nosotros somos la mujer en el cuadro flotando en un lago, atrapados en las armonías que va creando Harris con su voz e instrumentos al mismo tiempo que nos rodea una atmósfera llena de sentimientos, recuerdos, lugares, anécdotas, sueños, etc., y esto puede adquirir cierta realidad, ya que en una entrevista con Dummy, Harris confesó que “con frecuencia dibuja el sacar un disco con tratar en secreto de hundir un objeto pesado en un lago”, tenemos que hundirnos en el agua y encontrar los sonidos ahí dentro.

Grid of Points es el nuevo disco de Grouper, un conjunto de piezas a piano y voz grabadas en el invierno de 2014 al norte del estado de Wyoming, donde Harris estuvo en una habitación con un piano durante una frío periodo, durante ese tiempo que pasó ahí tuvo una fiebre y dejó de trabajar. “Esta música es acerca de representar algo que terminó demasiado rápido”, confesó para Pitchfork recientemente.

Foto Tanja Engelberts

El disco abre con una voz que provoca ensoñaciones en “The Races”, mientras que las hermosas armonías de “Parking Lot” producen un escenario donde estamos perdidos en la inmensidad de lo infinito. “Driving” está inspirada en la imagen de tres túneles sobre un camino, y gente conduciendo hacia un funeral; los silencios y cantos dispersos recrean esa despedida obligada que trae la muerte. En el disco hay cierto sonido ambiental que da un sentido de continuidad a las siete canciones, dando paso a “Thanksgiving Song”, donde los suspiros y el estilo teatral del piano nos van atrapando hacia una luz que se va alejando poco a poco hasta agotarse. En “Birthday Song” el piano adquiere un sonido más chillón y dramático, con ayuda de su voz que parecen respiros, y que se mezclan con la melancolía de “Blouse”, para terminar abruptamente con el ruido —que parece provenir de una máquina—  que se difumina poco a poco hasta el final de “Breathing”.

Grid of Points representa los sentimientos, pensamientos e ideas que Harris tuvo durante una semana y media, transformándolos en ambientes minimalistas que son tristes y oscuros, pero hermosos a la vez. Ciertamente no es una música para escuchar cuando estás feliz, pero es un camino para lidiar con la tristeza o simplemente un descanso necesario del mundo. En Grid of Points, Harris experimenta con nuevas formas y logra unir los puntos de lo que parece ser un sueño incompleto.

No es una revista, es un movimiento.