Favoritos

Haz click en la banderilla para guardar artículos en tus favoritos, ingresa con tu cuenta de Facebook o Twitter y accede a esta funcionalidad.

146035
Good Fuck — Good Fuck

7

Good Fuck
Good Fuck

Joyful Noise Recordings / 2019

Artista(s)

Good Fuck

Expectativa vs realidad.

A lo largo de nuestra vida, todos enfrentaremos ciertas desilusiones, ciertos momentos en los que nuestras expectativas de algo, son más altas de lo que en realidad deberían ser. Lo mismo sucede con Good Fuck, material debut de nombre homónimo del nuevo proyecto de Tim Kinsella y, su pareja, Jenny Pulse.

Good Fuck es un material que escucharán todos aquellos amantes de la música que les gusta descubrir nuevos sonidos por dos razones; la primera, y la más probable, será por el morbo que provoca el nombre del material, mismo por el que escogí elaborar la reseña del mismo.

La segunda, será para todos aquellos seguidores de Kinsella que lo ubican por sus otros proyectos, Joan of Arc y Cap'n Jazz; sin embargo, no importa la razón por la que lo escuchen, la mayoría terminará decepcionada.

Su sonido, es una mezcla de IDM y sonidos minimalistas donde Kinsella se permite experimentar junto a Pulse, y elaborar música completamente distinta sus proyectos anteriores.

Good Fuck, seguramente le permitió a los artistas explotar su creatividad de una forma libre y sin restricciones, no obstante, por esa misma razón, es un proyecto que probablemente no volverá a sacar ningún material.

Sus canciones, tienen letras poco creativas y repetitivas, con frases poco profundas como “I’m a good person” en “Shadows”; sus melodías parecen improvisadas y no guardan ningún significado profundo o algún concepto ingenioso detrás del título del álbum más allá de lo que, parecen ser, una especie de gemidos en el sonido de “We Keep It Light”, pista que abre la placa.

Good Fuck es un material banal que, probablemente, no quedará en la memoria de ninguna de las personas que lo escuche; es una placa discográfica que sirve meramente como un capricho de Kinsella y Jenny Pulse, cuya única aportación seguramente, reside en la unión que pudo haber generado entre la pareja.

Así como la vida nos va enseñando a mantener los pies en el suelo para evitar desilusiones, todo aquel que se aventure a escuchar este material debe hacerlo sin expectativas, sin dejarse guiar por el título del álbum o por los proyectos en los que pudieron haber participado anteriormente los artistas. Así, seguramente podrá evitar decepcionarse al oír sus canciones.

No es una revista, es un movimiento.