93865
Gold Panda – Good Luck And Do Your Best

8

Gold Panda – Good Luck And Do Your Best
Gold Panda – Good Luck And Do Your Best

City Slang / 2016

Artista(s)

Gold Panda

Gold Panda homenajea sus viajes a Japón con un disco exuberante y sorpresivo.

Parte de la belleza de visitar un lugar nuevo es saber que nunca volverás a estar ahí. Incluso si regresas al mismo sitio, ni tú ni ese lugar serán exactamente iguales. Es una afirmación un tanto nostálgica pero una que sublima cada recuerdo que puedas guardar de dicha experiencia.

En la primavera y otoño de 2014, Larry Fitzmaurice –que produce música bajo el nombre Gold Panda– viajó a Japón con la fotógrafa Laura Lewis. La intención del productor británico no era hacer otro álbum sino grabar una serie de field recordings para publicarlas con las fotografías de Lewis como una especie de documental visual y sonoro. Al final el proyecto no se concretó, pero ambos viajes, así como las grabaciones realizadas, sirvieron de inspiración para Good Luck and Do Your Best.

Los 44 minutos minutos de este trabajo suenan como diversas iteraciones de esa nostalgia por un viaje o una temporada que ha quedado en el pasado. Fitzmaurice hace uso de las mismas grabaciones que utilizó en el viaje - como un gran sample de un jardín japonés en Unthank” - y logra que existan dentro de una particular amalgama sonora de MPC y sintetizadores.

Un MPC es un tipo de secuenciador producido por Akai, compañía Japonesa, que se popularizó a principios de los 90 y ha llegado a ser un estandarte en las producciones de hip hop y house. Fitzmaurice es notable por tener una colección particular de MPC de diversos años y su equipo definitivamente aporta esa vibra melancólica. Aunque a momentos el disco oscila entre sonidos de alguna consola de videojuegos –ver “Chiba Nights y tracks de hip hop de los 90 a la J Dilla o Beastie Boys –ver “Autumn Fall, cada corte tiene algunos elementos que solo podrían pertenecer a nuestra época. Sea mediante arreglos de cuerdas o algún kick particular, la placa resiste la tentación de anclarse 100% en el pasado o en un lugar único.

En esencia, Good Luck and Do Your Best pareciera documentar los procesos de un viaje sin tratar de hacerlo evidente. Partiendo de la premisa de que un documento jamás le hará justicia a la experiencia real, Fitzmaurice ha mencionado que tenía la idea de hacer un blog de viaje para “compartir su propio Japón” pero no lo hizo por miedo a no capturarlo adecuadamente. Sin embargo, Good Luck and Do Your Best parece estar cargado de esa intención: homenajear el pasado y permitir que embellezca nuestro presente.

No es una revista, es un movimiento.