Favoritos

Haz click en la banderilla para guardar artículos en tus favoritos, ingresa con tu cuenta de Facebook o Twitter y accede a esta funcionalidad.

154218
Frankie Cosmos — Close It Quietly

8

Frankie Cosmos
Close It Quietly

Sub Pop / 2019

Artista(s)

Frankie Cosmos

Close It Quietly de Frankie Cosmos: el álbum que baila con la generación millenial.

Frankie Cosmos ha sembrado un árbol musical en medio del incendio. ¿Quién se atreve a hacer eso? ¿Alguien que no es consciente o que no le importa lo que sucede alrededor? ¿O alguien que, consciente e interesado por lo que pasa en el entorno, llega, propone y arriesga?

La artista neoyorkina de 25 años expresa su manera (a veces tibia) de ver el mundo con Close It Quietly, cuarto disco de Frankie Cosmos, uno de sus múltiples seudónimos para firmar sus propuestas musicales.

Un álbum de 21 canciones donde la más extensa, titulada “Wannago”, apenas dura tres minutos con dieciocho segundos. El número  de temas y su duración individual tan corta no resulta gratuito, pues esto también forma parte de la estructura de una placa que podría considerarse bien millenial, sin que este adjetivo sea negativo ni positivo. Solo es y en él un pincelazo monumental que integra características comunes de una generación. Si duran poco, quizá es porque sabe lo complicado que resulta mantener durante mucho tiempo la atención del espectador, o quizá porque responde a un cauce natural. La creación no se despega nunca del contexto.

Una voz poética atraviesa cada canción y en todas se muestra en extremo frágil, inconforme pero apática, débil, egoísta y desinteresada por lo que ocurre a su alrededor. Esto último en contrapunto a algunos pasajes de sus discos anteriores.

En cuanto a lo musical, el espectro sonoro que nos ofrece es casi monótono y bello. La voz, tímida y dulce abarca cada ángulo y esquina de todas las canciones, siempre acompañada por guitarras, bajo, batería y a veces teclados muy indie pop con detalles rock. “I’m it” es una de las máximas expresiones de esta combinación, donde la mezcla es genial y como resultado da uno de los temas más fuertes.

Ya en la pista 15, titulada “Even Though I Knew” , la propuesta se vuelve mucho más dinámica, con guitarras y batería rápidas, nos permite disfrutar de un momento extraordinario con estos dos instrumentos. Un instante que otorga mucha vitalidad al álbum en su conjunto, y que por sí solo es valioso.

Y ya subidos en el tobogán sentimental de la autora, aparece “Marbles”, que tira para abajo. Aquí la voz se remarca el maquillaje melancólico que nunca abandonó y se acompaña con una guitarra triste que va a la perfección. “I'm a lover/I give light/I was never made to fight” declara.

“¿Me estás sonriendo o descubriendo tus dientes?” con ese verso divertido comienza “A Hit”, que nos sorprende y embelesa por el talento de Greta Kline, que con un largo solo de voz nos hace pensar en la intimidad del canto, la maravilla de las historias narradas. Y así nos conduce hacia el final con “This Swirling”, la última del disco: bailable, con una genialidad rítmica cuando repite los versos: “But honey, I will die trying/I will die crying/ I will cry dying/ I will try crying/I will cry trying”.

Así, Close It Quietly es un álbum que, sin exigirse mucho así mismo, logra ser redondo, contundente en su propuesta musical que va de la mano con las letras que describen a una generación muy reciente.

No es una revista, es un movimiento.