161864
Francisca Valenzuela — La Fortaleza

10

Francisca Valenzuela
La Fortaleza

Sony Music Chile  / 2020

Artista(s)

Francisca Valenzuela

Que nunca falte la fortaleza.

La fortaleza es relativa, depende de nosotros mismos y nuestras batallas internas, el campo minado de nuestra autodestrucción, “Nunca Quise Herirte” a modo de introducción a una nueva aventura sonora de Francisca Valenzuela, que poco a poco se deshace de la tela orgánica para desnudar su alma más allá de solo sencillos. Y como el sol que sale por la mañana este primer tema es una intempestiva marea de ritmo y esa voz que clama por el perdón a un mismo. 

“Héroe” y su cadencia electrónica tan característica del pop actual, no de aquel que pretende revivir carreras muertas de ex integrantes de boybands o que generan relaciones efectivas arribistas a modo de feature para titular un single con un término en castellano para ganar adeptos latinos y likes en Instagram. Esto es artesanía musical, y Francisca se encarga de cada detalle, desde la voz que madura (y quemadura), los coros y la mística natural de producir grandes canciones. 

“Tómame” a modo de soneto o juego de trap, sílabas y métrica bien pensada, un sensual devaneo de frases que llaman al coqueteo y la sensualidad, el gusto por si misma que se convierte en una sutil invitación al amor encarnizado, sudoroso, de una o demasiadas noches. “Ven a Buscarlo”, ese amor que tanto hace falta en tiempos donde culpamos a los astros por nuestros desequilibrios sentimentales, donde la atención se centra en las pantallas, donde un like desata la tercera guerra mundial y las sospechas de infidelidad. El piano siempre implacable de Fran, que siempre encuentra la forma de ir más allá del gran instrumento y jugar con su voz mutante y maravillosa. “Flotando” seguimos nuestro camino en un disco dinámico y de producción impecable, “Al Final del Mundo” enmarca la colaboración de Claudio Parra, pianista de la legendaria agrupación chilena Los Jaivas, y que se une a Fran en un hermoso trabajo a 2 manos en el solo de piano. Ese reconocimiento a la música que nos curte y a las manos que como las propias crean e inspiran, universos diferentes que convergen en una obra de arte. 

“Ya no se trata de ti”, entre el amor y la obsesión, el reconocimiento y la indiferencia, la aprobación propia y la ignominia, el cambiar por quien al final nos cambia por alguien más, caer y levantarse, como debe de suceder. “No te Alcanzo” con un tono que personalmente me evocó a un alegre Billy Corgan, el piano solitario que trásfuga en una delicada tormenta de cuerdas, un cuarteto que asemeja una orquesta, una canción que asemeja a una sinfonía, Francisca y ese ímpetu de gloria que desboca en música ideal y letras que nos describen a la perfección aún sin conocernos: “Ansiedad (Peleo con las sombras)”, la historia de mi vida, pensé inmediatamente como paciente diagnosticado con esta enfermedad, una bella metáfora del insomnio, las fallas al respirar, el daño mental que se convierte en somático, el difícil entender que se tiene un problema y la salvación pertinente, necesaria e ideal. La identificación con la artista como persona que sufre los mismos desórdenes que nosotros. 

“Normal Mujer” como episodio de muestra de la nueva música latinoamericana, “Amiga Cruel” y su juego con los ritmos y las frases, un canto a sí misma desde el alma creativa para la mujer inspirada por la revolución que acontece en su natal Chile. “Boca” y sus devaneos vocales, no hay género que defina la vértice de esta obra, el escucha sacará sus propias conclusiones, pero de cualquier forma las etiquetas no sirven, la calidad es lo que resalta. 

“Una Noche Contigo” y ese afán de renovación, “Todo lo que ha pasado me ha llevado hasta hoy”, esta primera línea de “La Fortaleza” define a la perfección la intención de Francisca Valenzuela por inspirarse en su vida propia para ofrecer un disco que definitivamente arrasará con lo que venga, en la calma y la tormenta, hasta el centro de la tierra, su propia fortaleza que la ha llevado a ser parte fundamental de la música chilena y de un continente entero.

No es una revista, es un movimiento.