Favoritos

Haz click en la banderilla para guardar artículos en tus favoritos, ingresa con tu cuenta de Facebook o Twitter y accede a esta funcionalidad.

160124
Doon Kanda — Labyrinth

8

Doon Kanda
Labyrinth

Hyperdub / 2019

Artista(s)

doon kanda

Doon Kanda: Postales de un planeta mutante y visceral.

Conocido por ser colaborador de Björk y Arca, el artista visual Jesse Kanda decidió emprender su propio camino en el mundo de la música tres años atrás con el lanzamiento de Heart, su primer EP. Desde entonces se mantuvo activo lanzando canciones hasta que llegó su segundo material, también de corta duración, llamado Luna. Pero es hasta ahora que por fin tenemos la suerte de escuchar su álbum debut.

Al igual que su inconfundible talento para crear y reinterpretar la realidad que lo rodea, Jesse, bajo el seudónimo Doon Kanda, se encargó de componer 13 piezas de una electrónica ambiental tan introspectiva y visceral como se podría esperar si tomamos en cuenta sus influencias y su particular estética visual. 

Los sintetizadores de “Polycephaly", con una gran esencia orquestal, se encargan de darnos la bienvenida a un mundo de extrañas criaturas de apariencia alienígena, invitándonos a escuchar con atención para poder identificar diversos elementos musicales que se integran y descomponen más adelante en temas como “Dio” y “Enigma”

Al igual que la mayoría del disco, “Polycephaly" está escrita en ¾, firma de tiempo característica de composiciones formales y ordenadas como el vals; sin embargo, temas como "Wing" y sus insectos que revolotean en nuestros oídos se encargan de romper esta estructura, llevándonos de la mano a través de un delicado y sutil caos en una realidad alterna.

Durante el transcurso de Labyrinth, Kanda se da la libertad de ir incrementando gradualmente la ansiedad de los sintetizadores hasta llegar a su punto máximo en "Mino", para posteriormente comenzar a encontrar la calma en “Bunny” y “Forgive”.

Finalmente, “Entrance” nos despide de Labyrinth con la misma aura orquestal que nos recibió, dejando en claro que si bien es un trabajo genuino y honesto, Jesse continúa trabajando para pulir su sonido y encontrar su propio camino, dejando atrás las comparaciones que se siguen dando con el trabajo de Arca.

No es una revista, es un movimiento.