126249
Datarock — Face the Brutality

6

Datarock
Face the Brutality

YAP Records / 2018

Artista(s)

Datarock

16/Mar/2018

Cargado de energía y buenas vibras para ponernos a bailar una vez más.

Datarock es uno de esos curiosos casos en los que un grupo de una región o país toca música que nada tiene que ver con sus origines. Si los escuchamos a lo lejos podríamos adivinar diciendo que son un grupo de indietrónica de Norteamérica, sin embargo, en realidad son una alocada banda de Noruega, que desde su primer album: Datarock Datarock (2005), se ha dedicado a componer canciones alegres y movidas.

Aunque son una banda modesta con buenas presentaciones en vivo, nunca han dado el gran salto de popularidad y han permanecido más como una selección de nicho para fans. Incluso, podrían catalogarse como uno de “esos grupos” que de repente se volvieron temporalmente famosos por una canción, que en el caso de los noruegos fue la ecléctica “Fa Fa Fa” que ha aparecido en bastantes comerciales así como en la música de FIFA 08 (uff, esos soundtracks siempre geniales).

Por fortuna de algunos, Datarock regresa con su más reciente material: Face the Brutality (2018), que brinda una que otra canción memorable pese a un status quo para la banda. El disco abre con “BMX” una pieza instrumental repleta de samples juguetones que asemejan a un videojuego, perfecta para introducir tanto a neofitos como a fans de la banda a esta nueva aventura. Suavemente pasamos a “Ruffle Shuffle” y “Sense of Reason”, dos piezas que van a lo seguro con el estilo de la banda: un corito pegajoso, una melodía tarareable y una armonía suave. Sin embargo, pronto tenemos a “Laugh in the Face of Darkness” con una sofisticación mayor, ya que tiene contrastes más marcados y hace gran uso de diferentes tonos a lo largo de la canción así como unos contrapuntos en el ritmo. Posiblemente, la mejor pieza de todo este nuevo material.

Facebook Datarock

Desafortunadamente, esa frescura dura poco ya que antes de lo esperado llega “Everything” que de nuevo recupera ese estilo soleado y acelerado de la banda con un sintetizador ochentero. Si bien a este punto el disco no nos ha aburrido, tampoco podemos decir que nos ha sorprendido con algo nuevo con respecto a lo que hemos escuchado de ellos a lo largo de los años.

Para la segunda mitad del disco, tenemos un poco de variación –nada extravagante– con “Feathers & Wax” con un excelente bassline y “Beautiful Monster” con su melodramática letra. Cabe mencionar que estas dos composiciones retoman elementos de post punk en los que ya ha surcado la Datarock con anterioridad.

Para terminar tenemos la balada un poco tediosa de “Invitation to Love”, que da un bajón mortal con respecto al resto de la producción. Pero regresamos rápidamente con las cardiacas “Outta Here” y “Darkness at the Edge of the Pit” que de nuevo dan aires de un acelerado y efectivo dance punk.

Si bien este no es un disco malo, tampoco la agrupación hizo el esfuerzo por brindar algo nuevo o arriesgado al mundo. Sin embargo, los fans de la banda agradecerán que todavía están presenten otorgando buena vibra con sus canciones.


No es una revista, es un movimiento.