121926
Daphni — Joli Mai

7

Daphni
Joli Mai

Jiaolong / 2017

Artista(s)

Daphni

Atmósferas etéreas y sintetizadores nada cargados: Daphni estrena Joli Mai.

En abril de este año, Dan Snaith, mejor conocido bajo el pseudónimo de Daphni y la mente detrás de Caribou, participó en una de las compilaciones que mes con mes organiza el famoso club londinense Fabric. Meses después, este DJ y productor canadiense retomó aquellas mezclas y le dio forma a Joli Mai, su segundo LP.

De las 12 canciones que forman esta nueva producción, solo una es totalmente nueva, pues el resto se escuchó primero –ya sea mezcladas o en una versión mucho más corta– en el mix de Fabriclive 93, por lo que cada uno de los tracks conserva ese ambiente pensado para uno de los mejores clubs de música electrónica de Londres.

El álbum comienza con “Poly”, un track de dos minutos que sirve como introducción, pues es apenas un ligero esbozo de lo que está por venir. Con una atmósfera etérea y sintetizadores nada cargados, las vocales características de Snaith sirven como invitación a lo que viene.

A partir de ahí, las canciones aumentan tanto en intensidad como en tiempo. Algunas, como “Face to Face” te harán recordar por un momento los inicios de Nine Inch Nails, sin embargo sabes que no tiene nada que ver con el sonido industrial cuando cuando comienzan a sonar unas risas a lo lejos y se rompe totalmente cuando entra el bajo muy al estilo funk.

A lo largo del álbum, Daphni juega con la construcción del clímax en cada track. Poco a poco, cada canción crece hasta estallar y convertirla en una fiesta total, tal y como sucede con “The Truth” –la única que no formó parte de Fabriclive 93– o “Medellin”, por mencionar algunas.

En cada una, Snaith deja su sello característico: unas percusiones que te harán bailar al ritmo de sus beats y canciones de música electrónica divertidas, nada pretenciosas y sobre todo, diferentes gracias a las pequeñas muestras vocales que nos recuerdan por momentos a Caribou o bien los sampleos que utiliza el productor canadiense.

Si bien Joli Mai tiene muchas piezas perfectas para ambientar cualquier fiesta, como “Tin”, “Carry On” y “Joli Mai”, como álbum completo, se nota la falta de armonía y cohesión entre cada una de las canciones. Es decir, por separado, cada una de las piezas del rompecabezas son impecables, pero una vez completo, es cuando resaltan sus fallas.

No es una revista, es un movimiento.