136871
Cypress Hill — Elephants on Acid

8

Cypress Hill
Elephants on Acid

Bertelsmann Music Group / 2018

Artista(s)

Cypress Hill

Un álbum que te va a dar monchis.

El noveno álbum del legendario grupo de rap Cypress Hill es el primero en ocho años y cuenta con el regreso de DJ Muggs en la producción, después de que estuvo ausente para Rise Up (2010). Con esa portada, y ese título, es casi imposible no darle una oportunidad a Elephants on Acid, y aún sin ser algo excepcional, tiene el atractivo de un clásico álbum de Cypress Hill, gracias al regreso de Muggs (quién produjo los primeros cuatro álbumes de la agrupación) y una vocación del grupo por lo psicodélico.

Muggs había mencionado en entrevista que con este álbum el grupo quería darle a los escuchas la sensación de andar high sin el uso lúdico de drogas, en ese sentido no puedo decir que el álbum decepciona, “LSD”, uno de los (varios) interludios del álbum, cuenta con el sonido de elefantes (bajo los efectos del ácido LSD, presumiblemente), acompañados por el sonido de un piano. Al estilo de clásicos álbumes del rap como Enter the Wu-Tang (36 Chambers) y It Takes a Nation of Millions to Hold Us Back hay múltiples de estos intervalos y skits instrumentales a lo largo del álbum, lo que infla el número total de canciones a 21, para un álbum que solo dura 50 minutos. En general los skits son efectivos, le agregan al álbum un ambiente psicodélico, y un sabor cultural de la India, exótico y onírico.

Pero es esta producción que trata de emular un sonido retro bollywoodense, lo que hace que en algunos momentos se escuche chato y desgastado, con percusiones que no terminan por asentarse en un punch potente. Sin embargo, el poder del dúo de Sen Dog y B-Real sigue presente en las rimas, en “Pass the Knife”, B-Real rapea en su característico tono nasal: “Pass the knife/I’mma take a life/Seems like i’m in a bad one every night”, celebrando la vida violenta que los aquejaba como adolescentes cuando eran miembros de la pandilla de los Bloods en L.A. Por otro lado, “Oh Na Na”, cuenta con un suculento ritmo y unos trombones que se menean con las vocales de la invitada Brevi en los coros. Elephants on Acid es ecléctico y hay mucho que disfrutar, aunque cerca del final las canciones pierden en calidad, “Insane OG”, empieza a ser desgastante por el aire tétrico y apocalíptico que puede ser indistinguible entre canción y canción cerca del final.

Elephants on Acid es un regreso en forma para Cypress Hill, con una producción ambiciosa que también incluye conjuntos de cuerdas e instrumentación india (como el sitar en casi todos los tracks, así como elementos de percusión como el tabla). Lo mejor de todo es que este grupo de rap sigue siendo relevante a sus 30 años de fundación.

No es una revista, es un movimiento.