Favoritos

Haz click en la banderilla para guardar artículos en tus favoritos, ingresa con tu cuenta de Facebook o Twitter y accede a esta funcionalidad.

150977
Blood Orange — Angel’s Pulse

8

Blood Orange
Angel’s Pulse

Domino Records / 2019

Artista(s)

Blood Orange

Pulsos de creatividad.

¿Cómo definimos un mixtape hoy en día? Sus orígenes datan de los años 80 y consistían en una compilación casera de música grabada en un cassette, un CD o, posteriormente de forma digital en los distintos servicios de plataforma que tenemos hoy en día. Todas las canciones que la integran tienen un hilo conductor que puede ser un tema en específico o ritmos similares. En la actualidad, la cultura del hip hop y R&B ha adoptado el nombre para el lanzamiento de material nuevo o restante de discos formales de manera gratuita, muchas veces para evitar temas de derechos o simplemente, por el mero gusto de la colaboración.

Dev Hynes, mejor conocido como Blood Orange, pareció haber jugado un poco con la definición y prefirió acuñar el nombre para su nueva colección de canciones, Angel’s Pulse, en vez de simplemente decirles “Lados B” o “demos.” Esto viene a colación porque su nuevo compendio de temas son ideas de su último álbum, Negro Swan, que se quedaron en el tintero o no tan desarrolladas como el autor quisiera. Y en vez de sonar a relleno o resultados medio cocinados, como los experimentos que ha sacado Drake, todo lo que escuchamos aquí si tiene la sensación de sonar a un disco formal y robusto, prueba de que hasta el respaldo creativo de un genio como Hynes se encuentra a años luz de “discos bien” de sus contemporáneos.

La primera parte es casi un juego, en donde empieza a calentar y a flexionar sus músculos vocales y rítmicos. “I Wanna C U” y “Something to Do” suenan a ensayos consumados, en donde su voz respeta los espacios musicales y le da más fuerza a los tenues y sensuales sintetizadores y beats de fondo. Toro y Moi se le une como invitado en la tercera canción, “Dark & Handsome”, donde la cosa se vuelve más funky y se nutre de los estilos de ambos artistas, en vez de opacar. Cada bajo y guitarra gozan de sutileza, y cada verso tiene razón de ser.

Los temas que aborda en las letras no se deslindan mucho de lo que nos tiene acostumbrados: amor, añoranza, despecho y soledad. Quién mejor para acompañarlo que Tinashe, quien ha logrado recientemente una sólida carrera como una de las cantantes más interesantes y versátiles del R&B justo por cantar acerca de eso. Su presencia en “Gold Teeth” y “Tuesday Feeling” le da los toques melancólicos perfectos a los procedimientos. Mismo caso para Kelsey Lu y Justine Skye, quienes le dan una personalidad urbana muy pulcra a “Birmingham”, “Good For You” y “Take It Back”. Porches también figura entre la respetable lista de invitados, con su sello de indie pop curioso y texturizado en “Berlin”.

La brevedad es parte del encanto en este disco. Los trazos expertamente marcados y el hecho de que cada canción conecta para seguir a la otra provocan una noción de que todo lo que escuchamos es una sesión de jammin' sin fin, donde los artistas vienen y van a través de puertas movedizas y Hynes cambia de humor como de teclados, a veces yendo de una tierna balada a un hip hop fresco y carnal. Todo puede sonar a algo muy típico de Blood Orange, pero aquí escuchamos una fluidez y coherencia que quizás faltaban en algunos espacios de Negro Swan. Si solo fue un vistazo al baúl de tesoros de Blood Orange, no nos pesaría que los siguiera lanzando con cada disco oficial. Vamos, los puede seguir bautizando como mixtapes y servirían para innumerables propósitos.

No es una revista, es un movimiento.