111956
Black Lips — Satan’s Graffiti or God’s Art?

8

Black Lips
Satan’s Graffiti or God’s Art?

Warp Records / 2017

Artista(s)

Black Lips

07/Jun/2017

Sensualidad delirante y matices de jazz en el nuevo álbum de Black Lips.

Irreverencia, letras balbuceantes que cobran un sentido delirante, y guitarras que elevan la sangre al tiempo que se mezclan con diferentes ritmos y géneros. Todo esto se puede escuchar en Satan’s Graffiti or God’s Art?, el octavo disco de Black Lips.

La alineación de la banda ha cambiado para este disco, ahora son cinco figuras las que se liberaron mediante sus instrumentos, todo lo que se revuelve en su cabeza, todo sin una pizca de sonido pop, todo sin afán de complacer al público deseoso por sonidos melódicos.

“Overture: Sunday Mourning” juega con el silencio y notas de jazz que me sorprenden. Son sólo un par de minutos en los que me pregunto si es verdad lo que escuché, aunque después de todo, se puede esperar cualquier cosa de estos músicos. Después de la inusual introducción Cant Hold On resuena con un sonido similar al que escuchamos en Underneath the Rainbow, sólo que se añaden sonidos más crudos con acordes profundos y oscuros.

Black Lips puede cantar de todo, la muestra está en “Crystal Night”, una balada que saca todo el lado romántico de la banda. Los matices del jazz vuelven a presentarse en “Interlude: Got Me All Alone”, con el único motivo de dar cabida a la sensualidad y despertar el instinto animal del cuerpo.

Los interludios rompen el hilo que se llevaba en la canción anterior. De alguna forma los de Atlanta arman su propio juego, donde el escucha debe descifrarlo o simplemente disfrutarlo. Dejarse llevar los sonidos que recuerdan al viejo oeste, a paisajes psicodélicos o a un bar con luces neón lleno de trajes y olor a cigarro.

Durante el tiempo que suenan estas 18 canciones los sentimientos de sensualidad, perversidad y alienación se complacen. Podría parecer que este disco juega con la experimentación, de la misma manera que This is Hardcore lo hizo para Pulp. Ser ese disco que después de un álbum con éxito comercial busca redimirse. Satan’s Graffiti or God’s Art? mantiene ese encanto garage que los Black Lips dominan; la composición es más elaborada, pero al final el disco deja un insípido sabor de boca.

Escucha el disco completo a continuación:

No es una revista, es un movimiento.