Favoritos

Haz click en la banderilla para guardar artículos en tus favoritos, ingresa con tu cuenta de Facebook o Twitter y accede a esta funcionalidad.

145092
Beth Gibbons — Henryk Górecki: Symphony No. 3 (Symphony Of Sorrowful Songs)

10

Beth Gibbons
Henryk Górecki: Symphony No. 3 (Symphony Of Sorrowful Songs)

Domino Records / 2019

Artista(s)

Beth Gibbons

Canciones tristes de ayer y hoy.

La última vez que escuchamos al ángel que canta desde el infierno, Beth Gibbons, fue en 2008 con el disco Third de Portishead. Por supuesto que el regreso de Gibbons después de 11 años sería poderoso. Y aunque no llega con una obra original, sí con un disco en vivo de una profunda carga emocional. La obra trágica Symphony No. 3 (Symphony Of Sorrowful Songs) del compositor polaco Henryk Górecki (1976) marca el regreso de una artista de culto, que nuevamente nos hace sentir, y dejarnos llevar por la fuerza de la música.

Aunque el aprender polaco para interpretar correctamente cada uno de los versos de la obra representó un reto para la cantante, fue aún más desafiante el hecho de que la obra de Górecki estuviera escrita para soprano, mientras que Gibbons es contralto. Esto significó que la británica debía tomar clases tanto en inglés como en polaco para superar el desafío, el cual logró con excelencia.

La atmósfera de la posguerra que motivó a Górecki a componer esta obra inunda cada uno de los instrumentos ejecutados en esta ocasión por The Polish National Radio Symphony Orchestra. Dirigidos por Krzysztof Penderecki, la orquesta hace sonar los clarinetes, flautas, trombones, trompas, arpa piano, fagotes e instrumentos de cuerda, creando un espacio para las lamentaciones del alma. La obra da inicio con el sonido de los contrabajos. Gibbons hace su aparición en la segunda parte de "I. Lento—Sostenuto tranquillo ma cantabile", y súbitamente escuchamos los lamentos en soprano, interpretando una pieza aludida a la Virgen María de un texto polaco del siglo XV.. La textura y el volumen de la melodía son dominados por las cuerdas, en tanto que la británica canta:

Mi querido hijo, mi predilecto,

comparte las heridas con tu madre.

Ya que he sido yo, querido hijo,

quien te ha llevado en el corazón,

y quien tan fielmente te ha servido.

Háblale a tu madre para hacerla feliz,

pues ya me abandonas, dulce esperanza mía.

"II. Lento e largo—Tranquillissimo" interpretado por clarinetes, piano, trompas y cuerdas, lleva a la voz de Gibbons una oración escrita por Helena Wanda Blazusiakówna, una prisionera de 18 años de edad,  en la pared de su celda a la Virgen María:

Mamá, no llores, no.

Inmaculada Reina de los Cielos,

apóyame siempre.

Ave María, llena eres de gracia

La melancolía da inicio nuevamente con los instrumentos de cuerdas, y la plegaria interpretada por Gibbons se abría paso lentamente para transmitir la pena, mientras la orquesta la acompaña hasta alcanzar un clímax de fe en tiempos de profundo dolor.

Finalmente, "III. Lento—Cantabile-semplice" es el tercer y último tiempo de esta obra. Con un poco más de velocidad que los dos anteriores, The Polish National Radio Symphony Orchestra ilumina el camino para la entrada de Gibbons cantando:

Oh, cantad para él,

pajarillos cantores de Dios,

porque su madre

no puede hallarlo.

 

Y vosotras, florecillas de Dios,

floreced a su alrededor,

para que al menos mi hijo

pueda disfrutar soñando.

A pesar de que es una composición popular entre los aficionados de la música, los críticos de música clásica jamás entendieron el interés del público en la obra de Gócecki. La historia cuenta que el mismo compositor estaba sorprendido de su éxito, y pensaba que simplemente dio con la nota correcta, y probablemente brindó a la gente algo que echaban de menos.

El público echaba de menos a Beth Gibbons, y esta obra es un excelente pretexto para tenerla sonando nuevamente en los reproductores. El disco también será lanzada en video para poder disfrutar de la interpretación con todos los sentidos.

No es una revista, es un movimiento.