138283
Beacon — Gravity Pairs

8

Beacon
Gravity Pairs

Arts & Crafts / 2018

Artista(s)

Beacon

13/Nov/2018

Atmósferas seductoras con sonidos electrónicos.

Beacon está de regreso. Tras dos años de ausencia en los estudios de grabación, el proyecto conformado por Thomas Mullarney III y Jacob Gossett nos presenta una nueva entrega, llena de tintes electrónicos y pasajes románticos que invitan a perderse en un viaje de 43 minutos.

"Toda la materia se crea dividiendo la gravedad en pares". Bajo esta premisa, sentenciada por el pintor Walter Russell, el dúo neoyorkino fragmenta los elementos detrás de cada una de sus pistas y nos ofrece una mezcla de emociones y texturas sonoras.

La mayoría de las veces resulta acertado arrancar con un tema fuerte, uno que logre captar la atención del escucha y despertar su interés en el resto del álbum. “Don't Go Looking” cumple con el cometido. Los primeros tres minutos de este viaje resultan una experiencia positiva, llena de sonidos ascendentes y explosivos.

“Be My Organ” desata una ola de secuencias aceleradas, los sintetizadores se hacen presentes y coquetean con nuestros oídos, mientras que “Losing My Mind” es el corte encargado de poner calma. Los sonidos del piano añaden una atmósfera íntima en el álbum.

Que instrumento tan seductor resulta ser el bajo. Sobre todo en un tema en el que destaca tanto como en los primeros instantes de “Fields”, antes de que la calma vuelva a hacerse presente a través de “On Ice”, una melodía lenta, con ritmos suaves y delicados.

“Marion” es el punto medio en el camino. No solo del álbum, sino de su sonido. El balance entre sus elementos logra generar una sensación de armonía que más tarde es rebasada por “The Road”, tema plagado por ritmos envolventes. “Bending Light” es el corte más plano dentro de la placa. La propuesta comienza a ser monótona y pierde parte de su encanto antes de llagar a “Over My Head”.

“The War You're After” parece un corte apropiado para cerrar el álbum. La suavidad del piano anuncia que el final de este recorrido está cerca y es así como llegamos con “Little Words” un bonus track que no añade nada nuevo después de los primeros 10.

En términos generales, Gravity Pairs resulta una propuesta cumplidora. Interesante y por momentos seductora, peno nada más. Una buena opción para poner a relajar los sentidos.

No es una revista, es un movimiento.