Favoritos

Haz click en la banderilla para guardar artículos en tus favoritos, ingresa con tu cuenta de Facebook o Twitter y accede a esta funcionalidad.

132743
Autoramas — Libido

7

Autoramas
Libido

Hearts Bleed Blue / 2018

Artista(s)

Autoramas

01/Ago/2018

Huele a espíritu retro-adolescente.

A los 18 las hormonas están en plena ebullición. Poco a poco se da el paso de la adolescencia a convertirse en un adulto joven, con ganas de vivir nuevas experiencias y, por qué no, desarrollar en uno mismo ciertas actitudes ante situaciones de la vida como el amor. Precisamente Autoramas, banda brasileña que lleva 18 años de actividad en el mundo musical lanza Libido, un álbum, que tiene 10 temas, resulta ser corto (dura aproximadamente 31 minutos) y demuestra que lo antiguo está hecho para quedarse (o adaptarse).

Cuando uno ve la portada cobra sentido todo lo dicho en el párrafo anterior. Ilustrado por el alemán Julian Weber, quien es todo un experto en caricaturas inspiradas en las décadas de los 50 y 60, podemos  transportarnos al imaginario futurista de la época con una estética inspirada en series como Los Supersónicos agregándole a ello una cuota de romanticismo y sensualidad: Entre robots y marcianos, vemos a una chica divisando desde una ventana a un muchacho que espera por ella, así como la anatomía de esta señorita que juega, precisamente, con la connotación sexual que tiene el título del álbum.

Desde "Sofas, Armchairs and Chairs", una composición bastante potente y enérgica, se da a entender que se tratará de una producción bilingüe, de las cuales ya tienen acostumbrados a sus seguidores desde la formación de la banda. Inmediatamente me viene a la mente una combinación surf rock con claras referencias al new wave de The B-52's, sobre todo con el coro que Érika Martins, voz de apoyo y guitarra, le añade. Fue buena la decisión de arrancar con ese tema. En cuanto a la segunda canción "Creepy Echo", si bien nos da un sonido con referencias a bandas como The Sonics, no es convincente en cuanto a su posición dentro del disco. Se crea un desbalance que hace que el oyente no disfrute. Es una canción que se puede explotar más, pero fue un desacierto el colocar surf rock de "Sofas, Armchairs and Chairs" con una de garage de manera consecutiva y sobre todo, al inicio de una producción.

"Stressed Out" por su parte, mantiene un riff que recuerda a "Birthday" de The Beatles, pero lo adapta a la misma línea del garage a la que se expone "Creepy Echo". Con letras sencillas y sin una historia de fondo, es una canción divertida, alegre, para saltar y cantarla con el grupo de amigos. El piano, casi al final de la canción, resulta ser un buen cierre, ya que añade lo retro. La intro de "Homem-Clichê" (y el cuerpo de la misma composición) se asemeja mucho a "Stressed Out", solo que es más rápido en su ejecución. Asimismo, continúan manteniendo el estilo retro con el mismo sonido de piano.

"Ding Dong" es la fortaleza de este álbum. Es una muestra perfecta de que se puede seguir haciendo punk rock en la actualidad. Es un "Around The World" de Daft Punk: La letra no varía, pero la forma en la que se desenvuelve con la melodía lo hace agradable. Los gritos que se sueltan durante la canción o los sonidos que aluden a una máquina traída del futuro de Los Supersónicos son arriesgados pero resultan, porque se complementan bien. Captan el espíritu del punk rock, lo tienen claro.

Se agradece que después aparezcan temas como "Non-Practitioner", en los que se alejan del riff beatlesco que en un principio funcionaba, pero que luego se convertía en repetitivo y aburrido si se plasmaba en tres canciones de manera consecutiva y que iba subiendo de velocidad hasta llegar a "Ding Dong""Non-Practitioner" continúa conservando lo retro en pequeños, pero significativos detalles como los coros hechos por Martins.

"No Futuro" es la canción más indie rock 2000 de Libido. La distorsión de guitarras en ciertos momentos ayuda a asimilar el contenido. "Eu Sei Mas Eu Não Sei (I Know But I Don't Know)" unos minis solos de guitarra y batería que sorprenden escuchar. Es notorio: La segunda mitad del álbum tiene mejores trabajos y mucho más pensados.

"Coisa Pra Caramba Pra Fazer" demuestra también que lo retro adquiere más notoriedad. Aquí, Gabriel Thomaz (voz y guitarra) utiliza una voz más grave a comparación de las otras nueve canciones, la cual se adecua bien con la canción que tiene aires de surf rock, pequeñas distorsiones, efectos en el teclado y la intervención de Érika Martins. "Para o Alto e Avante", la última canción de Libido, tiene un notorio espíritu Elvis Presley en la época del Blue Hawaii en su composición, así como se desarrolla un dúo entre Gabriel y Érika, lo que reafirma que se puede crear, en la actualidad, canciones inspiradas en inicios de los sesenta."Para o Alto e Avante" debió de estar a inicios de esta producción, ya que "Sofas, Armchairs and Chairs" contiene esa misma línea musical.

El encontrar en este trabajo de Autoramas una combinación de géneros que, aunque formen parte del rock, sean diferentes en calidad compositiva, así como tener la misma melodía en tres canciones pero en diferentes velocidades, no fueron tan agradables al momento de ser escuchadas como sí lo fue y recomiendo O Futuro Dos Autoramas, el álbum antecesor. A veces el libido adolescente cobra consecuencias. Y esperemos que para las próximas producciones la banda presente propuestas más innovadoras sin dejar de lado la esencia que evoca al pasado.

No es una revista, es un movimiento.