Favoritos

Haz click en la banderilla para guardar artículos en tus favoritos, ingresa con tu cuenta de Facebook o Twitter y accede a esta funcionalidad.

28544
Las oscuras intenciones de Martyn Ware y su B.E.F.

Las oscuras intenciones de Martyn Ware y su B.E.F.

18/Jul/2013

British

Julio, 18:15, hora de Londres: Martyn Ware, pionero del synth pop, fundador de The Human League y Heaven 17, conversa largo y tendido con Indie Rocks!, entre otras cosas, sobre la más reciente producción de su proyecto B.E.F (British Electric Foundation) llamada Dark; tercer volumen de la serie Music of Quality and Distinction. En esta ocasión, el objetivo fue que los cantantes invitados re interpretaran viejas “happy pop songs” mediante el cambio de la música original por una más oscura, electrónica, dramática.

Crear “soundtracks para filmes imaginarios” fue el concepto guía, “revelar la belleza original de las canciones en un modo distinto” explica Ware, quien no duda en compartir su desencanto por la forma en que el pop se entrega actualmente: “siento que a mucha de la música popular contemporánea le falta algo”.

Y podría pensarse que se debe a tal desilusión la presencia en el álbum de experimentadas figuras del pop ochentero como Boy George, encargado de “oscurecer” “I wanna be your dog” de The Stooges o Andy Bell, cuya elección fue “Breathing” de Kate Bush. Sin embargo, también hay sangre nueva: “God Only Knows” (The Beach Boys) fue propuesta por Shingai Shoniwa (bajista y vocalista de The Noisettes), versión con la que, por cierto, Ware “se rinde”: “Debo confesar que no es realmente una versión muy dark, pero ella la eligió y como no supe qué hacer con la canción ¡decidí simplemente hacer una bella versión!”.

El acento inglés es uno de los ingredientes predominantes, salvo por el ruso Max Pokrovsky, quien covereó a ABBA con “The Day Before You Came”: “No fue intencional; en realidad se dio así porque todos son mis amigos, y confiaron en mí para producir las canciones.”

Electric

Pasaron nueve años entre la primera colección de covers y la segunda, mientras que entre ésta y la última hubo una increíble brecha de 22. Las razones para ello van desde los compromisos que Martyn tiene con su empresa Illustrious y con Heaven 17, hasta la mundanidad de lo monetario: “El disco fue realmente a labour of love; nadie recibió avances por hacerlo y yo mismo invertí tiempo y mi propio dinero al producirlo… Lo habríamos hecho por nada, pero al final es un statement: tienes que estar orgulloso de lo que crees, no se trata solo de hacer dinero.”

Justo en este espíritu colaborativo surgió la manera de procesar el cover de Stevie Wonder “Every Time I See You I Go Wild” en voz de Kim Wilde -cuyo peculiar y muy recomendable vídeo fue lanzado ayer. “Mi amigo Brian Duffy, que experimenta con juguetes en su banda The Modified Toy Orchestra se compró un Roland System 100, un equipo que siempre he usado, por lo que quise invitarlo a hacer los arreglos”.

El 100 es un sintetizador análogo vintage con el que cada sonido debe grabarse manualmente: “Cuando Brian me entregó todas las líneas que debían ser integradas ¡eran 78!, por lo que convirtió la canción en una verdadera obra de arte”.

Foundation

Entonces lo provoco: ¿por qué trabajar de difícil manera existiendo todas las comodidades electrónicas de hoy? “A veces, producir de la manera difícil es la única forma de hacer los mejores productos. De hecho quise imponerme para este disco el reto de usar sólo dos sintetizadores virtuales –de hecho con los primeros álbumes de The Human League sólo usamos tres- pero no pude; me gusta la disciplina. Además, no porque algo sea fácil será mejor; es sólo más rápido.”

“No hay excusa para no investigar hoy en día”, argumenta cuando le pregunto sobre el sentido de estudiar teoría y practicar horas un instrumento en una época en que cualquiera se auto-nombra “músico”: “Spotify, por ejemplo, es una herramienta fantástica de investigación. Puedes rastrear el DNA de la música que estás escuchando, tratar de aprender técnicas de escritura de canciones o sobre por qué algunos temas gustan tanto, conscientes de que no es coincidencia… En fin, yo insto a la gente más bien ¡a que haga la tarea!”

No es una revista, es un movimiento.