56694
Kodaline: Más que caras bonitas

Kodaline: Más que caras bonitas

02/Oct/2014

Stephen Garrigan, Mark Prendergast, Vinny May y Jason Boland se unieron para formar una banda que a su temprana edad ha sido como un huracán que desde Irlanda ha arrasado con el público europeo gracias a su particular carisma y buen gusto.

Indie Rocks! tuvo la oportunidad de entablar una difícil, pero agradable charla con el paciente Mark, quien escuchó serenamente y respondió a todas las preguntas durante una llamada con mala conexión a Inglaterra.

Kodaline apareció en el 2012, se apoderó de los primeros lugares de las listas británicas con “All I Want” y un año más tarde lanzó su primer LP titulado In a Perfect World. De acuerdo con Mark, a pesar de que pareció ser un éxito súbito, fue resultado de varios años de disfrutar hacer música.

"Al principio fuimos parte de diferentes bandas y tocabamos solo para amigos. Ahora todo es muy diferente; pararnos frente a grandes audiencias”.

Lo que es considerado como el camino fácil (armar una banda de rock), en realidad fue el más incierto y arriesgado para los irlandeses. Sin embargo, la química entre ellos hizo que todo se diera naturalmente.

"La primera vez que jammeamos nos fuimos a un estudio y simplemente se dio. Supimos que debíamos trabajar juntos". Posteriormente dejaron la universidad, se aventuraron a componer canciones y su esfuerzo dio impresionantes frutos. Para la agrupación, lo primordial es entregar un trabajo que venga del corazón. "Cada canción tiene una historia. No hay un tema en específico, pero todo gira en torno a las relaciones personales: amigos, novias, pérdidas", compartió el guitarrista.

Kodaline no es solamente un grupo de niños guapos, todos son excelentes músicos que no temen utilizar su voz para adornar los acordes y las poderosas baterías. Cada uno de los temas son exquisitamente interpretados, mezclando obscuras letras y ritmos que te envuelven en una dulce melancolía. No obstante, el espíritu de diversión es parte vital de estos de estos chicos. Mark compartió que antes solían juntarse a practicar skateboarding, pero su apretada agenda les ha impedido continuar; sin embargo, el músico confiesa que lo que más disfrutan es tocar en vivo y que cada día más gente escuche su música.

No es una revista, es un movimiento.