Favoritos

Haz click en la banderilla para guardar artículos en tus favoritos, ingresa con tu cuenta de Facebook o Twitter y accede a esta funcionalidad.

150847
Entrevista con Wet Baes

Entrevista con Wet Baes

Visiones cósmicas y formas de ver la vida.

Conocí a Andrés Jaime en el 2016, en una terraza con algunos cigarros y botellas de agua, platicamos por más de una hora y entendí que estaba sentada frente a alguien que sabía cuál era su camino, cómo y por dónde debía seguirlo. Andrés y Wet Baes son dos personas distintas con una visión en común, dos personas que pasaron de ser el chico chilango ochentero a un productor con más madurez musical y la habilidad de hacer de cada canción, una melodía viable para llenar el background del momento que estás viviendo en ese instante.

Tres años después me encuentro en su estudio, con la posibilidad de escuchar gran parte del material en el que ha estado trabajando; entré con ganas de sorprenderme y salí de ahí como si hubiera pasado por un portal que me escupió en el mismo lugar pero 30 años después.

Cada ‘tomo’ de Cosmovidencias es una forma nueva de disfrutar la música sensorialmente, el trabajo que Andrés creó, está lleno de detalles y sonidos ocultos que irás descubriendo cada vez que escuches las canciones. Eso, y un reset a tu cerebro entre melodías y outros inesperados.

“Es necesario llegar a un punto en el que bajas a cero y reinicias el cerebro muy cabrón. Es un elemento sorpresa que me gusta, no diría que es mi sello, pero sí es algo que me gusta hacer”.

Escuchar Cosmovidencias desde el 01 hasta el 05, asegura un viaje para quien escucha, pero también para quien lo crea.

“Por ejemplo, Cosmovidencias 04 me emociona un buen, porque creo que me dio un poco la vibra del Wet Baes antiguo, como las vibes de algo hecho en la computadora, pero trae un sonido híbrido de varias cosas, me cuajó una idea y ahora lo sentí más maduro. A los tres meses de que salió Changes (2017), me puse a trabajar en muchas cosas desde cero, pues me castró hacerlo todo desde una computadora; todo se puede hacer en la compu pero Changes me enseñó lo aburriiiiiiiido que puede ser ese pedo”.

Para este material nuevo, Andrés se tomó su tiempo experimentando con instrumentos y consolas, saliendo del cajón de la comodidad, pues no es nada sencillo dejar lo que ya conoces y te funciona para sobresalir, encontrar tu estilo, tus formas y un gran reto al momento de crear.

“Entendí lo que es concepto de encontrar el sonido que te gusta, algo que me dijeron en algunas clases varias veces, que tenía que encontrar sonidos que me gustaran, pues esa era la clave, pero la pregunta al final del día es ¿qué significa este pedo? Cuando haces música en la computadora, es muy fácil encontrar un sonido que te satisfaga, le das un clic acá, un clic allá, le metes esto y listo, pero con estas madres (señala sus instrumentos y consolas) hasta te asustas, piensas que no sabes hacer música. Pero es más satisfactorio, pues no obtienes un sonido que te brinda una computadora, sino un sonido que tú mismo hiciste moviéndole acá y allá, y te sientes más seguro, viene de tu imaginación y es mucho más fácil manipularlo”.

La satisfacción de trabajar hasta meses en un solo sonido hasta que quede tal cual lo deseas es inigualable, pero una de las cosas a resaltar sobre Andrés, es que, sin importar por dónde pase o a dónde vaya, se mantiene fiel al propósito que tiene con Wet Baes.

De aquí viene el concepto de este viaje al espacio de dos años; Andrés se aferró a un pensamiento científico y la evidencia, y a acceder a la información que cualquier mortal tiene a la mano para conocer más sobre aquello que existe además de nosotros.

“Me insolé y me di cuenta del tiempo que tiene uno a los 19 o 20 años. Este viaje fue una etapa para darme cuenta de las cosas reales de la vida; viendo cómo pasa el tiempo, desde separarte de alguien o vivir una nueva época y cambiarte de lugar. A la par de estar haciendo esta música, viví las cosas comunes por las que todos pasamos, cuando se te cae el primer velo de la inocencia, y que ves de verdad cómo está el cotorreo”.

Vivir una jungla de cambios afuera, en la vida real, y dentro del estudio trae consigo un gran sabor de boca al ponerlo sobre la mesa, y lo que hasta ahora hemos escuchado de Wet Baes, es incomparable a lo que está por venir, al viaje hacia Cosmovidencias que, solo tal vez, te lleve a vivir a la luna.

Síguelo en su Facebook y Twitter oficial.

No es una revista, es un movimiento.