92070
Entrevista con Titán

Entrevista con Titán

02/May/2016

La banda de culto ya no mea fuera de la bacinica.

Mucho se ha dicho del regreso de Titán, pero ellos aseguran que jamás se fueron. “En nuestra mente siempre estuvimos juntos, simplemente nos distanciamos, jamás lucramos con una despedida o un regreso. La condición para reunirnos era tocar en vivo, sacar un disco y no refritearnos. Queríamos sorprendernos”, explicó Julián Lede.

Sin embargo, como reza el dicho, no es lo mismo los tres mosqueteros que tres años después, por lo que más allá de la expectativa la dinámica de la banda ha cambiado. “No recuerdo nada de antes, todo está muy blurry. Fuimos de gira en excelentes condiciones a Europa, estuvimos en festivales muy buenos pero recuerdo poco”, recordó Lede. “La edad nos ha hecho mejores. Cada quien tiene sus proyectos y eso nos estabiliza. Ya solamente metemos las ideas que deben ir aquí, ya no meamos fuera de la bacinica. Nuestras personalidades se han polarizado. Nos complementamos más, es un mejor momento porque estamos más grandes, tenemos más control”.

“Antes, en la primer etapa de Titán, mi concepto de fiesta era de martes a domingo. Cuando vivíamos arriba de la panadería llevábamos una vida de los más intensa. Ahora es más tranquilo. Si llegamos a la madrugada ya vamos de gane. Ya no aguantamos dos días seguidos. Antes durábamos semanas, con truco, obvio”, explicó Emilio.

Considerada por muchos como una banda de culto, Titán  no quería decepcionar. “Que nos consideren de culto es un halago. Tratamos de ser autocomplacientes, de hacer cosas que nos generen algo, sorprendernos a nosotros mismos”, explicó Jay. Para ello contaron con la ayuda de Nick Launay, productor que ha trabajado con INXS, Yeah Yeah Yeahs y David Byrne, por mencionar algunos.

“Cuando llegó ya estábamos aterrizados, fue la cereza del pastel. Fue importante porque nos dio unos oídos frescos”, dijo Jay de la Cueva. “Todo se conjugó para que Nick se sumara, no tenemos un presupuesto como los que él maneja pero se enamoró del proyecto y colaboró con nosotros”, agregó Julián.

Launay también aportó otra cosa: los contactó con All Tomorrows Parties. Trabajar con él nos dejó muy contentos. Ama el CD. Nos presentó con ATP entonces ellos sacarán el disco en septiembre en Japón, Europa y Australia. Llegar a esos países es el plan primordial. En México saldrá bajo el sello Épico”, contó Emilio. “El plan es pasear por el planeta”, dijo Julián.

Titan 1

Jay asegura que no querían un CD de colaboraciones y la que las que están se dieron de forma natural. “La primera es la que presentamos en Ceremonia, con Egyptian Lover que es un pionero del electro. Nos encantó hacer algo con él”.

Para el festival se prepararon mucho, ensayaron diario. “El álbum es complejo, está lleno de sonidos y cosas diferentes. Lo grabamos con seis músicos más. Pero queríamos tocarlo solo nosotros. Nos gustaba la idea de volver a tocar los tres porque la última gira traíamos dos músicos”, dijo Jay.

El público reaccionó, su sonido fue alabado por la mayoría de los medios. “En Ceremonia había cierto nerviosismo. Era un show no probado, no depurado, nos aventamos el tiro, ahorita ya tenemos apuntes de cosas que hay que pulir y arreglar pero nos encantó ver público nuevo. Todo el festival estaba en nuestro espectáculo, la respuesta fue increíble”, dijo Julián.

Del nuevo disco, sus fanáticos pueden esperar una gran variedad. “'Dama Fina' originalmente se llamaba 'Flash' porque la base es Flash Gordon ya que su sonido se parecía a la escena de la pelea principal. Luego en la primera sesión en Sonic Ranch empezamos a hacer la letra mientras bebíamos un vino que parecía hongo, era viejo. El dueño del estudio colecciona vinos y hongos y como que le caímos bien y sacó una botella muy buena. Al final, la letra refleja la vida nocturna en la CDMX que creo yo ha cambiado de tres años para acá. La gente cree que habla del uso de drogas. Pero es al revés, es la droga cantándole a su  público”, explicó Emilio. “El resto del álbum es un camino por sí mismo, no se sienten tanto las influencias personales. Creo que fue un consenso involuntario. Es un disco en verdad muy surtido”, agregó.

El disco, entonces, es justo lo que esperaban: un material con el que se sorprendieron a sí mismos. “Lo concebimos en una situación bastante mejor. Es la primera vez que logramos hacer lo que queremos. Lo independiente nos permitió ser muy claros. Fue muy saludable, lo hicimos para nosotros mismos. Cuando sacamos Elevator estábamos en un label muy grande, con nuestro disco homónimo fue todo lo contrario, teníamos dos micros y dos amplis, lo hicimos con tres pesos. Entonces ahora la posibilidad de ir a Sonic Ranch, fue increíble porque al estar en el desierto es un lugar ideal donde no hay distracciones”.

La independencia y la madurez seguramente harán que de esta nueva etapa de Titán sí recuerden todo. Mientras tanto, los tres músicos sueñan con conquistar Japón.

No es una revista, es un movimiento.