176049
Entrevista con Tash Sultana

Entrevista con Tash Sultana

La diferencia entre tocar música y perderte en ella.

Desde Australia, Tash Sultana se prepara para el lanzamiento de su nuevo y segundo álbum titulado Terra Firma. Con cuatro sencillos fuera, el camino para este disco conceptual se ha visto afectado por la situación mundial.

“Se suponía que Terra Firma iba a salir en mayo, después iba a salir en junio, después en julio, después en agosto, septiembre, octubre… simplemente nos dimos cuenta de que no iba a pasar.  Decidimos liberarlo el año que entra, aunque todo está terminado, mezclado, masterizado y listo.”

Siempre en conexión con la naturaleza y su parte más humana, Tash Sultana ha plasmado en su nueva producción esta noción de una forma muy particular.

Terra Firma parte de un concepto dividido en cinco partes, y cada una de esas partes representa un elemento. Liberaremos cinco sencillos antes de la salida del disco. El primero fue 'Pretty Lady' que representa el agua y a su vez el movimiento. El segundo sencillo fue 'Greed' que es la tierra y el sentirse centrado. El tercer sencillo fue 'Beyond The Pine' que es el aire estando siempre presente y creando de la mano de nuevos comienzos. El cuarto es 'Willow Tree' que es el fuego hablando de transformaciones. Y el cuarto, del cual no puedo decir su nombre, representará el espíritu y se refiere al Karma, traer buen Karma al mundo.”

Además del sólido concepto detrás del álbum, Tash Sultana nos habla acerca del proceso creativo de su música. Sabemos que los loops y las secuencias han sido las bases de sus canciones, viendo en sus presentaciones en vivo un espectáculo irrepetible que une su inconfundible voz a la realización de un tema uniendo sampleos de los distintos instrumentos que ella misma toca en el momento, y que hace y deshace en tiempo real.

“Las canciones que había hecho hasta ahora, se creaban en vivo y una vez escritas tenía que grabarlas en el estudio. Para Terra Firma el proceso fue al revés. Aprendí a trabajar desde el estudio de forma completamente opuesta. Pero lejos de sentirme limitada, creo que me di cuenta de que estaba limitada por pensar que siempre tenía que estar sola en el escenario. Me decía a mí misma que nunca iba a permitir que nadie me ayudara en vivo, pero después tuve la revelación de que eso no afecta lo que uno hace, simplemente va a sumar a la creatividad.  Yo escribí todas las canciones del disco y grabé todas sus partes. Tuve que idear cómo tocarlas en vivo porque no están llenas de loops y cambian de tono, tempo y progresión. Necesito más gente para que cobren vida así que… me rendí a ello. Tendré otros músicos sobre el escenario en ciertos momentos, lo que nunca pensé que ocurriría.”

No importa si es sola o acompañada, ver y escuchar a Tash Sultana es entender la diferencia entre tocar música y perderse en ella. Sus ojos viajan a otra galaxia con cada nota, y ella está consciente de ello.

Cualquiera puede tocar una canción de principio a fin, pero hay una diferencia cuando te pierdes en ella y la amas. Sabes cuando ves a alguien que ama estar en ese escenario y tocando ese instrumento, hace toda la diferencia. Puedes ver al músico más talentoso y técnico, pero si no se ve la pasión…  no vas a conectar con ello. Sin embargo puedes ver a alguien tocar cuatro acordes y lo están amando tanto que conectas totalmente.”

Aunque  está consciente de que “Jungle” sigue siendo su tema más escuchado, Tash acepta que este segundo álbum es el lugar al que ha estado tratando de llegar por años.

“No quiero desacreditar todo el trabajo que he hecho con anterioridad, porque esa es tu evolución como persona. Quieres ser mejor, más amable, más agradecida y apreciar más. Siento que por fin lo he logrado. Estoy siendo muy sincera con la música que estoy sacando. No pretendo lanzar algo más grande que 'Jungle'. Sé que aún soy joven, pero cuando hice todas esas canciones tenía apenas 18 años y eso es demasiado joven para que te pongan en un pedestal y frente al mundo. Eres tan solo un adolescente y esperan que tú cargues con todo. Pero ahora soy diferente y sólo vamos a seguir envejeciendo y con ello seguir perfeccionando lo que somos. Estoy feliz con la dirección que he tomado porque he tratado de llegar ahí por mucho tiempo.”

Es profundo y natural, igual que su música y su forma de tocarla. Con los pies descalzos sobre su pedalera, algunas cosas son por espiritualidad y otras por practicidad.

“Nunca uso zapatos durante el show, y es meramente por cuestiones técnicas y practicidad. De hecho llevo todo este año usando zapatos para variar. He pisado una cantidad de objetos  impresionante como clavos, astillas, vidrios, y esto estaba comenzando a causar secuelas.  Cuando toco, me levanto y de pronto brinco en el aire y al estar llena de adrenalina, no siento el dolor. Después empecé a sufrir de dolor en las rodillas, pies y uñas. Así que este año traté de empezar a tocar con zapatos.”

Con o sin zapatos, Tash Sultana es lo que todos los músicos buscan ser. Pasión, crecimiento y conexión. No podemos esperar a la llegada de Terra Firma, pero si tenemos que hacerlo, lo haremos sabiendo que valdrá la pena.

No es una revista, es un movimiento.