94218
Entrevista con Sharif

Entrevista con Sharif

15/Jun/2016

El rapero zaragozano Sharif vino a nuestro país a promocionar su producción solista: Bajo El Rayo Que No Cesa.

Fotografía: Agustín Cervantes

Sharif comenzó a escuchar rap a muy corta edad por medio de una base aérea americana. Alrededor de los 13 años, y desde esa edad, escribe canciones. Aunque no imaginó siempre su vida detrás de un micrófono, el zaragozano estudió ingeniería técnicoinformática hasta que la escritura cambió su vida. “Hubo un momento en que me puse a escribir sobre un papel y me di cuenta de que eso me producía sensaciones que no me producían otras cosas, entonces ¿cómo renunciar a esa droga? Yo no tengo voz para cantar, pero si tuviera la voz no rapearía, escribiría mis canciones y las intentaría representar con una guitarra. El rap es accidental y bendito sea, beso sus cadenas todos los días”, detalló.  

Bajo El Rayo Que No Cesa –su nueva producción– cuenta con 12 tracks donde el amor y la familia son el principal motor. No hay cabida en el trabajo de Sharif para los pensamientos pesimistas sobre la crisis y otros asuntos de política. “Hay pocas diferencias entre este y mi disco pasado. No sé si aquí se escucha Fito & Fitipaldis, pero tiene una frase que dice que 'todas las canciones son la misma', y yo considero que hay mucha verdad en esa afirmación. Creo que todas mis canciones son la misma, en consecuencia todos los discos son el mismo. Creo que es una evolución lógica, creo que su valor está en las letras, he intentado poner todo mi corazón y todo mi talento. Claro que también tiene grandes producciones, al final creo que lo único que importa en este oficio es escribir buenas canciones”, comentó.  

La forma de trabajo de Sharif se concentra en delegar responsabilidades. Crear música se basa en escuchar, y los beats de Estados Unidos son los que el español más consume y los que más sigue para tener una línea rítmica con qué guiarse.  

“Con los productores que trabajo les pido instrumentales, y la que me gusta me siento a escribir sobre ella. A veces tengo letras ya escritas que he hecho sobre instrumentales yanquis y ya que tengo la letra sobre un ritmo, hablo con el productor y encontramos ambos un equilibrio. Con eso entramos a grabar”, aseguró. 

El rap se ha diversificado. Sin quitar mérito a los samples y a las cajas de ritmo, Sharif ha encontrado en su live band una nueva oportunidad de llegar más allá, de conectar con su audiencia y demostrar que hay más de una forma de producir.

“Lo que a mí me gustaría saber de música es tocar algún instrumento, pero es verdad que cuando metes instrumentos en la producción de una canción de rap, la canción mejora. Es mucho más vivo, orgánico, te lleva a otros sitios. Creo que lo ideal es combinar el sample con instrumentos físicos”, dijo.

Una razón por la que Sharif se adentró en este género fue por la familia que encontró en él. La amistad lo ha llevado a formar parte de los grupos Fuck Tha Posse y Tr3s Monos, pero presentarse de manera solitaria, más allá de generarle nostalgia, para él representa orgullo.

Con mis compañeros puedo cantar frente a 6'000, pero no lo cambio por cantar solo frente a 1'500. Porque todos tenemos una pequeña o gran parte de vanidad y porque yo llevo mucho tiempo luchando por esto, de alguna forma estoy recogiendo los frutos de lo que he sembrado”, compartió.

“Apolo y Dafne” es uno de los cortes en Bajo El Rayo Que No Cesa que está haciendo más ruido. La letra aborda las dificultades que pueden darse cuando la persona amada no es de la misma clase social. Este tema encuentra sus raíces en un mito griego que cautivó al escultor barroco Gian Lorenzo Bernini.

“Amo el arte, es muy importante, considero que es la manera en que el hombre intenta corregir la realidad. Yo descubrí a Bernini  y fue lo que a mí me emocionó, yo consideraba que uno de los mejores escultores del mundo había sido Miguel Angel, al ser uno de los más afamados, y de repente descubro a Bernini y me parece mil veces mejor. Creo que en la escultura nadie ha logrado lo que él. Me impresionó profundamente la plasticidad y humanidad que había en sus esculturas y también me gusta la mitología”, concluyó.

Para Sharif el formato digital se dirige hacia su ocaso, y gracias a la buena relación que lleva con su disquera, Bajo El Rayo Que No Cesa puede encontrarse de forma física con un libreto e impresiones de tintas especiales.

Visita el Facebook de Sharif para seguir todas sus noticias.

No es una revista, es un movimiento.