113906
Entrevista con Russian Circles

Entrevista con Russian Circles

Brian Cook nos platica de la primera visita de Russian Circles a México y del lanzamiento de su reciente producción Guidance.

Este título hace referencia a ese momento de la vida, en que diferentes caminos se cruzan y se espera que el mejor camino se revele de forma natural. Para este disco trabajaron de la mano con Kurt Ballou, pero no fue el único en aportar su conocimiento, al sonido de la banda: “Trabajar con Kurt fue genial, también tuvimos a Brandon Curtis como productor, pero pensamos que era tiempo de tomar nuevos aires. Kurt tiene una educación similar a la nuestra, por lo que pensamos que sería buena opción. Y al trabajar con el en God City, el cambio que provocó fue suficiente para sacarnos de nuestra zona de confort. Fue un cambio muy fácil y fluido".

Dos de los momentos que marcaron de forma significativa a la banda fueron el show de Fugazi en la Universidad de Hawaii en el 91 y, a principios del 94, el show de Undertow en Ground Zero. Al observar la comunión que surge entre las personas con la música: “Recuerdo que Undertow comenzó el concierto hablando sobre algunos niños que estaban presentes y molestaban a otros niños por ser gay. Fue un discurso bastante fuerte contra la homofobia, entonces comenzaron su canción “Pin”, que trata sobre los derechos de las personas gay. Y todos los presentes lo apoyaron, fue un verdadero momento de solidaridad, una noción del poder positivo que tiene la música. Una muestra de su fuerza unificadora”.

El sonido de Russian Circles es duro y difícil de describir debido a que su proceso de producción siempre cambia. Generalmente comienzan con una idea y luego todo se da naturalmente. Para ellos cuando más lo piensan, más corrompen el sonido. Les es duro aceptarlo, pero cumplen con el cliché de que un artista siempre cambia su forma de trabajar: “Nuestro proceso sigue involucrándonos a los tres. En los primeros años todos los miembros de la banda vivíamos en la misma ciudad y practicábamos constantemente. Ahora todos estamos en diferentes lugares, así que no escribimos canciones por un año o más. De alguna manera es lamentable. Me gusta practicar y escribir. Pero de otra forma, es beneficioso. Desarrollar la parte creativa de tu cerebro es como trabajar en el gimnasio. Si lo haces una vez a la semana, progresarás lentamente, verás menos resultados y lucharás cada vez que lo hagas. Si lo haces todos los días, se convierte en una segunda naturaleza. Así que cuando decidimos empezar a escribir y dedicar un gran tiempo a escribir, fue doloroso al principio, pero siento que tuvimos mejores resultados”.

Tocar por más de 10 años ha significado cambios pero, más que esto, ha desarrollado en los integrantes un nuevo pensamiento. Haciéndoles creer sobre todas las cosas en su música, en que al final del día cada esfuerzo va a ser retribuido, solo hay que saber esperar: “Tuvimos un crecimiento tan lento y gradual que el ajuste no fue demasiado agitado. Recuerdo haber llegado a casa de nuestra gira europea y darme cuenta de que no tenía que luchar para encontrar trabajo como lo hago habitualmente cuando termino una gira. Viví debajo de la línea de la pobreza durante mis 20, tomando cualquier trabajo para poder pagar las cuentas entre los tours. Así que de repente volví a casa y me di cuenta de que no tenía que provocarme una úlcera de preocuparme por pagar el alquiler. Así que ahora escribo de manera independiente y me siento como un miembro contribuyente de la sociedad cuando no estoy tocando en vivo”.

Suele ser difícil elegir una canción favorita dentro de un álbum, pero para los de Chicago, “Afrika” es especial por las muy variadas texturas y los timbres emocionales que maneja. Para ellos la importancia de una canción recae en los múltiples tonos que tiene y los muchos sentimientos que les evocan.

La portada de su último disco es provocativa, por la agresividad que se esconde detrás de las botas y los uniformes militares: “Un veterano de guerra que era voluntario en el trabajo de mi esposo le di un paquete de fotografías. Fue un regalo algo extraño. Había algunas fotografías brutalmente hermosas. Es todo un misterio recibir todas estas fotos de ejecuciones públicas sin contexto. Creo que este hombre quería liberarse de esas imágenes y me sentí bien de ayudarlo. No creía que tirarles fuera bueno. Para el veterano estas no solo son imágenes en papel, tienen el recuerdo de seguir adelante en esos momentos difíciles, por lo que parecía apropiado para el tema del álbum".

Russian Circles toma los temas cotidianos, para darles un nuevo significado, guardan sentimientos en las canciones y saben que con sus guitarras pueden cambiar conciencias, por lo que más que éxitos económicos, buscan seguir creciendo creativamente en los próximos años.

Russian Circles se presentará por primera vez en México con dos importantes fechas: la primera en el Foro Independencia de Guadalajara el 14 de julio, y la segunda en el Salón Los Ángeles de la CDMX al día siguiente. ¡No falten!

No es una revista, es un movimiento.