92852
Entrevista con Ramona

Entrevista con Ramona

23/May/2016

Ramona, de Tijuana a la CDMX, y cómo volver a empezar de cero.

La Ciudad de México es de quienes la viven, no solo de quienes la habitan, y un buen ejemplo de esto son aquellos que llegan de distintos estados de la República a buscar una oportunidad, un mejor trabajo o una nueva vida.

Ramona es una banda de pop rock originaria de Tijuana que ha vivido esta circunstancia de manera ventajosa: “con un toque de indie”, con letras que reflejan, desde diferentes puntos de vista, el amor del romántico enamorado a la antigua que también tiene destellos alternativos. 

Jesús y Omar estuvieron en la casa Indie Rocks! y platicaron un poco sobre el trato que la ciudad les ha brindado desde que se establecieron el año pasado, justo a tiempo para el lanzamiento de su disco La Segunda Luz del Día.

“Llegamos aquí desde noviembre. No fue tan difícil dejar Tijuana sino el rollo de adaptarse a la ciudad. Lo más drástico es la intensidad de todo, en Tijuana no es así porque allá está más chiquito”, dijo Jesús.

Ramona se volvió un proyecto hecho y derecho en 2011, y para 2013 ya estaba la alineación que hoy conforma a la banda: Jesús Guerrero en la voz, la guitarra y la trompeta; Mauricio Villicaña en la guitarra y los teclados; Edgar Moreno en el bajo y Omar Córdoba en la batería y las percusiones.

Omar y Jesús iniciaron la banda, y la llamaron Ramona por el personaje del cómic Scott Pilgrim vs The World. Después de dar a conocer el sencillo “El Incansable Amor Por La Ruta”, cruzaron sus caminos con alguien que los llevaría a un destino diferente.

“Conocimos a Carla Morrison hace varios años y cuando subimos el sencillo de La Ruta, ella se interesó por nosotros, nos escribió y nos pusimos de acuerdo. La productora Pan Dulce nos prestó el dinero para hacer nuestro disco”, declaró el vocalista de Ramona.

Jesús y Mauricio son quienes componen las canciones, pero esto no significa que dejen a un lado a Omar o a Edgar. Llegan con una idea o con una base estructurada y entre todos la terminan, haciéndola no solo de un autor o dos, sino de un equipo completo.

“Casi siempre llegamos con una letra o melodía, con una base, y la empezamos a trabajar entre todos. Vemos qué le podemos meter o quitar, así funciona. Ahorita estamos maqueteando ya el segundo disco. Cuando salió el primero, yo llegué a la ciudad”, comentó Jesús.

Charlamos sobre qué tan complicado puede ser para las bandas darse a conocer hoy en día, sobre todo a las propuestas de rincones alejados de la Ciudad de México, y sobre la facilidades que provee el mundo cibernético y la gran desventaja que contiene igualmente.

“Yo creo que está más fácil porque ahorita hay muchas cosas que puedes hacer, pero hay mucha más competencia.Tienes oportunidad de llegar a la gente más rápido. Lo fácil es lo que hace que haya tantos”, dijo Omar. No sólo se trata de pensar en la competencia, sino también qué es lo que va a definir y destacar a tu agrupación para que sobresalga entre tantas. “Yo creo que el factor que tenemos ahorita es que las canciones que componemos no las hacen muchas bandas. A mí me gusta hacer boleros y estamos metiéndole más influencias del soul, y ahorita en México no lo están haciendo mucho. Queremos sonar diferente, tener un sonido peculiar”, complementó Jesús.

“El primer disco fue más una experimentación, porque lo grabamos cuando se estaba formalizando la banda y fue un proceso de año y medio. Están muy marcadas nuestras experiencias en las canciones. En ese año tocamos mucho y viajamos mucho, por lo que no tiene un sonido muy estable, es más un crecimiento”, señalaron ambos tijuanenses.

En cuanto al tema de dejar sus casas y salir a buscar esa oportunidad que todos anhelan, los chicos de Ramona dijeron que se veían pisando escenarios y viajando por el país desde que eran niños.

RAMONA banda

“Me gusta mucho que en la ciudad hay lugares para tocar. En Tijuana no hay lugares así, no tienen buen sonido y todo es muy desorganizado, teníamos que organizar todo y jalar a la gente”, dijo Jesús.

“A Tlaxcala le gusta mucho la música. En Guadalajara nosotros íbamos con la expectativa de que serían muy críticos, pero fue todo lo contrario y nos trataron muy bien. En la CDMX sí son más receptivos, están atentos y tratan de sentir la música. En Tijuana, como la escena es muy chica y son más bares que recintos, la gente va más a echar la peda que a escuchar la música”, describieron al preguntarles qué diferencias observaban entre el público de Tijuana y los demás Estados que han visitado.

Y aunque aquí en la ciudad también nos vamos a echar la peda en los conciertos, no podemos negar que vivimos una realidad musical muy diferente, haciendo de la quinta urbe más grande del mundo el sueño de muchos músicos y artistas no sólo de otras regiones del suelo mexicano, sino de distintos países latinoamericanos.

Ramona tuvo que dejar a los seguidores que se había ganado en Tijuana y tomar el riesgo de comenzar de cero y tocar de puerta en puerta -literalmente- para conseguir esa oportunidad que muchos esperan, pero pocos persiguen.

Visita el Facebook de Ramona para seguir todas sus actualizaciones.

No es una revista, es un movimiento.